Alaskan Malamute

Alaskan Malamute
Alaskan Malamute

El Alaskan Malamute es confundido muchas veces con el Husky Siberiano, otra raza nórdica también utilizada para el trabajo en la nieve y con la que comparte muchas características físicas.

Historia del Alaskan Malamute

El Alaskan Malamute se encuentra entre las razas de perros de trineo más antiguas del Ártico.

Se cree que son descendientes de los perros lobo domésticos que acompañaron a los cazadores del Paleolítico que cruzaron los puentes terrestres del estrecho de Bering y emigraron a América del Norte hace aproximadamente 4.000 años.

El nombre de la raza se deriva del Mahlemiut, pueblo inuit que residía en Kotzebue Sound en el noroeste de Alaska.

El perro que desarrolló la gente de Mahlemiut fue principalmente un perro de trineo, creado para trabajar en manadas para transportar cargas pesadas a bajas velocidades en largas distancias.

Sin embargo, también se utilizaron para transportar mochilas en el verano, ubicar los orificios de respiración de las focas en el hielo y distraer a los osos en las cacerías.

Otras razas de perros árticos, como el Husky siberiano , tiran cargas más ligeras en trineos a velocidades más rápidas.

Los perros esquimales son corredores; Los malamutes son cargueros. La cultura inuit se extiende desde las costas de Alaska hasta las costas de Groenlandia. Debido a esta distancia, se desarrollaron diferentes cepas en la raza Malamute.

El AKC reconoció la cepa Kotzebue original en 1935.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el número de la raza se desplomó hasta que hubo muy pocos perros registrados.

En respuesta, a finales de los años 40 y 50, el AKC abrió el libro genealógico para incluir también las cepas M’Loot e Hinman. Hoy en día, el acervo genético del Malamute se compone de estas tres cepas, con Ch. Toro de Bras Coupe siendo el primer perro en unirlos.

Alaskan Malamute : Rasgos Físicos

El Alaskan Malamute macho es más grande que la hembra, llegando a medir entre 60 y 70 cm hasta la cruz y pesar entre 35 y 50 kg, mientras que la hembra suele medir entre 55 y 65 cm hasta la cruz y pesar de 30 a 40 kg.

APARIENCIA GENERAL:

El Alaskan Malamute  es una de las razas más antiguas de perros de trineo.

Este es un perro poderoso, de construcción sólida, pecho bien profundo y cuerpo fuerte y musculoso.

Sus extremidades son bien aplomadas cuando está de pie y su actitud denota una gran energía. La cabeza la lleva en alto, con un porte altivo; la mirada, siempre alerta, expresa interés y curiosidad.

La cabeza es ancha; las orejas son triangulares y se mantienen erguidas cuando el perro está atento.

El hocico es compacto y su anchura, de la raíz a la trufa, sólo disminuye ligeramente. No es ni largo, ni puntiagudo, pero tampoco es truncado.

El pelaje es denso; el pelo de la capa externa es áspero y de longitud suficiente para proteger la capa interna de pelos que es lanosa.

CABEZA:

Es ancha y profunda, pero no es tosca ni pesada y debe guardar proporción con el tamaño del perro. La expresión es dulce y
indica una disposición afectuosa.
REGIÓN CRANEAL:
Cráneo: Ancho y moderadamente redondeado entre las orejas. Estrechándose y aplanándose gradualmente en la parte superior,cerca de los ojos; es redondo en la región de las mejillas, que son más bien planas. Entre los ojos puede observarse un ligero surco.
La línea superior del cráneo y de la línea superior del hocico forman casi una línea recta.
Depresión naso-frontal (Stop): Leve.

REGIÓN FACIAL:

  • Trufa: En todos los colores del pelaje, excepto por el rojo, es de color negro, así como también los labios y el borde de los párpados.
  • Hocico: Es grande y macizo, en relación al tamaño del cráneo. Su anchura y profundidad disminuyen muy poco desde la unión con el cráneo hasta le trufa.
  • Labios: Están bien apretados.
  • Mandíbulas / Dientes: Ambas mandíbulas son anchas y poseen dientes fuertes. Los incisivos forman una mordida de tijera.
  • OJOS: Son dispuestos oblicuamente en el cráneo. Son castaños, almendrados y de tamaño mediano. Los ojos azules constituyen una falta eliminatoria.
  • OREJAS: De tamaño mediano, aunque pequeñas con relación al cráneo. Tienen forma triangular y son ligeramente redondeadas en su extremo. De implantación bien separada, se sitúan sobre los bordes externos de la parte posterior del cráneo, alineadas al ángulo superior del ojo, por la cual, cuando las orejas están erguidas, parecen apartarse del cráneo. Cuando están erguidas, las orejas apuntan ligeramente hacia el frente, pero cuando el perro trabaja, en ocasiones se doblan y se pegan al cráneo.
  • CUELLO: Es grueso y moderadamente arqueado.

CUERPO: Es compacto en su construcción, pero no es excesivamente corto. No debe presentar un exceso de peso, y la estructura ósea está en proporción con el tamaño.

  • Espalda: Recta; desciende en una leve pendiente hasta las caderas.
  • Lomo: Sólido y bien musculoso. Un lomo largo que pueda debilitar la espalda constituye una falta.
  • Pecho: Bien desarrollado.

COLA: De inserción mediana siguiendo la línea de la columna vertebral.

El perro la lleva sobre la espalda cuando está en reposo.

No se apoya contra la línea superior, ni se enrosca en forma de rizo cerrado sobre la espalda, así como tampoco está cubierta de pelos cortos como la cola del zorro. La cola del Alaskan Malamute es bien tupida y tiene el aspecto de un penacho ondulante.

EXTREMIDADES

MIEMBROS ANTERIORES: Son musculosos y de huesos fuertes. Vistos de frente, son rectos hasta los metacarpos.
Hombros: Son moderadamente oblicuos.
Metacarpos: Vistos de perfil, son cortos, sólidos y ligeramente oblicuos.
Pies anteriores: Los pies son tipo “raqueta de nieve”, cerrados y espesos con almohadillas bien acolchadas que dan un aspecto firme y compacto. Son grandes y los dedos están juntos y bien arqueados.
Entre los dedos crece un pelo protector. Las almohadillas son gruesas y resistentes. Las uñas son cortas y fuertes.

MIEMBROS POSTERIORES: Deben ser anchos. Vistos desde atrás, tanto cuando el perro está en pie, como cuando está en acción, deben ser perfectamente alineados con las extremidades anteriores.
Visto desde atrás, el perro no es ni demasiado estrecho, ni demasiado ancho. Los espolones de las extremidades posteriores son indeseables y deben eliminarse poco después del nacimiento de los cachorros.

  • Muslo: Debe ser bien musculoso.
  • Rodilla: Su angulación es moderada.
  • Corvejones: Su articulación es medianamente acodada y bien descendida.
  • Pies posteriores: Los pies son tipo “raqueta de nieve”, cerrados y espesos con almohadillas bien acolchadas que dan un aspecto firme y compacto. Son grandes y los dedos están juntos y bien arqueados.
    Entre los dedos crece un pelo protector.

Las almohadillas son gruesas y resistentes. Las uñas son cortas y fuertes.

Alaskan Malamute

MANTO

  • Pelo: La capa externa de pelos es espesa y áspera, nunca larga, ni suave. La capa interna de pelos es densa, de 2,5 a 5 cm (1-2 ins) de espesor. También es aceitosa y lanuda.

La longitud del pelo es variable, tanto en la capa externa áspera, como en la capa interna.

El pelo va de relativamente corto a mediano en las partes laterales del cuerpo; su longitud aumenta alrededor de los hombros y el cuello, en la espalda y sobre la grupa, así como en los pantalones y el penacho.
Por lo general, el Alaskan Malamute tiene el pelo más corto y menos denso durante los meses del verano.

  • Color: Los colores usuales varían, desde el gris claro pasando por los tonos intermedios hasta el negro y hasta el rojo. Se acepta la combinación de colores en la capa interna de pelos, en la cara (arcos supraciliares, orejas, labios, nariz) y entre las áreas blancas y pigmentadas.

El único color uniforme que se acepta es el blanco.
Este es siempre el color preponderante en las partes inferiores del tronco, una parte de las extremidades, los pies y una parte de las marcas faciales.

Una raya blanca sobre la frente, un collar, o ambos, así como una pequeña mancha sobre la nuca llaman la atención y son admitidos. El pelaje del Alaskan Malamute se presenta como una manta

Alaskan Malamute Temperamento

El alaskan malamute es un perro afectuoso y amigable con las personas, motivo por el cuál puede ser un perro perfecto como perro de compañía y por el que no es apropiado como perro de guarda.

Siempre está dispuesto a jugar, incluso a edad avanzada, pues tiene un espíritu muy alegre e incluso en los momentos más tensos (cuando les estás regañando tras una fechoría por ejemplo) se las apañan para arrancarte una sonrisa con sus payasadas.

Las personas que conviven con un Alaskan Malamute y que aceptan sus particularidades (no es una raza perfecta) suelen comentar que es una raza especial, con la que se consigue una conexión especial que no se tiene con otros perros.

Mi opinión personal es que este tipo de perros nórdicos conservan mucho más presente las reglas y formas de comportamiento de sus antecesores los lobos, donde la jerarquía y las relaciones entre miembros de la manada son muy importantes.

En una manada de lobos, el más mínimo gesto o mirada tiene un significado concreto y ayuda a la comunicación y coordinación de sus miembros.

Pues bien, extrapolándolo al Alaskan malamute no es raro que los dueños de estos preciosos animales solamos comentar que una mirada basta para que el perro sepa lo que le pedimos y para que nosotros sepamos qué es lo que quiere decir nuestro malamute, es decir, la relación suele ser muy profunda. Tampoco es raro encontrar personas que ven en su malamute a uno de sus mejores amigos.

Pero para llegar a esta conexión malamute-humano hay que trabajar y tratar con el perro desde los primeros días de convivencia con nosotros.

Los malamutes no estarán dispuestos a cooperar con nosotros a menos que nosotros pongamos de nuestra parte.

Se podría decir que un alaskan malamute vive contigo, no para tí.

Se trata simplemente de interactuar con el perro: jugar con él (¿no te he dicho que son muy payasetes?), acariciarle, llevarle a pasear, darle la comida, cepillarle, etc. es suficiente para que el perro esté dispuesto a aprender las órdenes y normas básicas que le enseñes.

Respecto a la relación de los Alaskan  malamute con otros perros, son perros por lo general dominantes con otros perros. Hay gente que tiene malamutes conviviendo en un grupo de perros sin problemas pero hay que tener presente que precisamente por sus arraigadas costumbres loberas, el alaskan  malamute intentará escalar puestos en la escala jerárquica y puede que haya enfrentamientos periódicos que habrá que vigilar y saber controlar.

Salud y cuidados de un Alaskan Malamute

Aunque el Alaskan malamute es un perro muy fuerte y rústico, puede tener cierta predisposición a sufrir ciertos problemas de salud, muchos de ellos de origen hereditario.

No todos son exclusivos del Alaskan Malamute y algunos afectan a otros perros, incluso a los mestizos. Y tampoco tienen forzosamente que padecerla una o ninguna de ellas. Solo que son más predispuestos.

Ejercicio

Tienes que tener en cuenta que tu Alaskan Malamute  necesitará una dosis diaria de ejercicio y/o juego para descargar sus energías.

Muy importante por último, que el perro disponga siempre de agua fresca a su disposición.

Proporciónale al menos un paseo largo diario. Especialmente importante en los jóvenes, luego con la edad suele volverse más tranquilos.

Cuidado con hacer ejercicio fuerte con el perro a temperaturas altas. En épocas de calor sácale a pasear cuando ya haya caído el sol o deja al perro dosificar su esfuerzo, no le fuerces.

Cuidados del pelo

El Alaskan Malamute destaca por su precioso manto.

Como es de esperar, esta belleza exige una serie de cepillados periódicos para mantenerlo en buen estado. En época de mudas, un baño ayuda a deshacernos del pelo muerto más rápido, pero aún así acostúmbrate a ver pelo suelto por la casa, ropa, etc.

Que los padres estén sanos, no garantiza totalmente que el cachorro que compres no vaya a estar afectado por estas enfermedades, porque puede darse el caso de que los reproductores pueden ser portadores del gen causante, sin que estén afectados.

Ya sé que te estarás preguntando para qué sirven entonces esas pruebas. La respuesta es obvia: además de detectar los animales enfermos y eliminarlos de los programas de cría, sin duda tendrás más garantías de la salud de tu cachorro.

Alaskan malamute

Predisposición a enfermedades:

  • Displasia de cadera
  • Displasia de codo
  • Afecciones oculares
  • Condrodisplasia
  • Coat funk
  • Torsión de estómago

Si quieres hacerte con uno de esos gigantes amorosos,  primero selecciona un criador adecuado de alaskan malamute  como puede ser Kabluna y por supuesto no te pases las revisiones anules con tu veterinario

Si te ha gustado este artículo sobre el alaska malamute  déjanos una reseña y si quieres hacerte con alguno de ellos, ponte en contacto con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Nuestro equipo est'a aqui para ayudarte
Ir arriba