Beagle: Introducción

Beagle

El Beagle, un perro alegre y cariñoso, de tamaño mediano  se llevan bien con otras mascotas y con los niños y prefiere la compañía, si se los deja solos, pueden aullar y adoptar comportamientos destructivos.

Historia del Beagle

Los orígenes de este pequeño sabueso no están muy claros, pero perros de la talla y características similares al Beagle moderno se remontan hasta la Antigua Grecia.

En las Leyes Forestales de Canuto el Grande, donde se los eximía de la ordenanza que establecía que a todos los perros capaces de acosar a un venado se les debía mutilar una pata. Estas leyes confirmarían que perros del tipo del beagle existían en Inglaterra antes de 1016, pero es probable que fueran escritas en la Edad Media y se les quisiera dar una percepción de antigüedad y tradición​

En el siglo XI, El Talbot era un sabueso predominantemente blanco, lento, con la garganta profunda, descendiente del San Huberto que había sido desarrollado en el siglo VIII.

En algún momento los Talbots ingleses fueron cruzados con galgos para darles un punto suplementario de velocidad. Este probablemente dio origen al southern hound que, por su parte, se cree que es un antepasado del beagle moderno.

A partir de la época medieval, el término Beagle se utilizó como nombre genérico para referirse a los sabuesos más pequeños, aunque estos perros se diferenciaran bastante de la raza moderna.

La reina Isabel I tenía unos perros conocidos como «beagles de bolsillo» (pocket beagles), que solo tenían de 20 a 23 cm de altura hasta la cruz, lo bastante pequeños como para poder llevarse en un bolsillo mientras se montaba a caballo durante una cacería.

Los sabuesos más grandes perseguían y levantaban la presa y después los cazadores soltaban a los perros pequeños para proseguir la persecución por la maleza. Isabel I se refería a estos perros como sus «beagles cantores» (singing beagles) y a menudo entretenía a los invitados a su mesa real dejando a sus «beagle de bolsillo» dar cabriolas entre los platos y tazas.

Estándar ​

Los estándares para el beagle de bolsillo se establecieron en 1901; esta línea genética está extinta en la actualidad, aunque algunos criadores modernos han intentado recrearla.

El reverendo Phillip Honeywood estableció un criadero de beagles en los años 1830 y se cree que este grupo constituyó la base para la formación de la raza beagle moderna.

Aunque no existen registros con los detalles del linaje de esta perrada, se cree que tanto los southern hound como los north country beagle  y también se sospecha e que el harrier constituía una buena parte de la herencia genética del beagle.

Aunque se la atribuye el desarrollo de la raza moderna, Honeywood se concentró en la cría de perros para la caza y dejó en manos de Thomas Johnson refinar la cría para producir perros que fueran cazadores tanto atractivos como capaces.

Se desarrollaron dos variedades: la de pelaje áspero ( ya extinta) y la de pelaje liso

​En los años 1840, se comenzó a desarrollar un estándar para el beagle:

En 1856, «Stonehenge» , escribiendo en el Manual of British Rural Sports, todavía dividía a los beagles en cuatro variedades:

el medio, el enano o «faldero», el fox beagle (una versión más pequeña y lenta del foxhound) y el de pelaje áspero o beagle terrier, que él clasificó como una mezcla de cualquiera de las otras variedades y una de las variedades de terrier escocesas.

Beagle

Características Físicas del Beagle

Según la FCI su aspecto general es similar al de un foxhound de tamaño pequeño, pero la cabeza es más amplia, el hocico más corto, la expresión completamente diferente y las piernas más cortas en relación con el cuerpo.

El Beagle tiene una altura de entre 33 y 41 cm hasta la cruz y pesan entre 8 y 16 kg las hembras son por lo general ligeramente más pequeñas que los machos.

Cabeza :​

  • La cabeza es alargada y fuerte; en las hembras suele ser más estilizada.
  • El cráneo es liso, ancho y con una ligera cresta occipital.
  • El hocico es de tamaño medio y cortado en ángulo recto, con la trufa (nariz) ancha, con los orificios nasales amplios y generalmente negra.
  • Los ojos son de color marrón oscuro o avellana, bastante grandes, no suelen estar hundidos en las órbitas ni tampoco son saltones.
  • Las orejas son amplias y largas, con la punta redondeada y llegan casi hasta la punta de la nariz si las estiramos hacia delante; de inserción baja, su textura es suave y cuelgan cerca de los pómulos.
  • Tienen un cuello fuerte y de longitud media. (lo suficientemente largo como para permitir que baje la cabeza hasta el suelo fácilmente para poder seguir un rastro), ligeramente arqueado y con poca papada.

La cola es robusta y no muy larga, bien cubierta de pelo, especialmente en su parte inferior, y con la punta blanca, lo que permite que el perro pueda verse fácilmente cuando están con la cabeza baja siguiendo un rastro y ésta no se riza sobre su espalda, pero se sostiene erguida cuando el perro se encuentra activo.​

El beagle tiene un cuerpo musculoso y una talla media; es de constitución cuadrada: la longitud desde el pecho hasta las piernas es casi igual a la altura desde el suelo hasta la cruz.

Su pelaje es liso, corto, denso y resistente a los cambios climatológicos bruscos.

Colores:

  • Tricolor (negro, fuego y blanco).beagle
  • azul
  • blanco y fuego
  • el manchado color tejón
  • manchado color liebre
  • color manchado color limón
  • limón y blanco
  • rojo y blanco
  • negro y blanco o totalmente blanco.

Con excepción de los totalmente blancos, todos los colores antes mencionados pueden ser encontrado como moteados. No se permite ningún otro color.

Personalidad del Beagle

El Beagle es un perro apacible, tanto en su carácter como en su disposición, son afectuosos y generalmente no son agresivos, pero tampoco tímidos.

Disfrutan de la compañía y aunque puedan mostrarse inicialmente fríos con los extraños, los aceptan con facilidad, lo que hace de ellos unos perros guardianes poco adecuados, aunque su tendencia a ladrar o aullar cuando avistan desconocidos los convierta en posibles perros de vigilancia. ​

Los Beagle son inteligentes pero, al ser una raza criada para largas persecuciones, son decididos y resueltos, lo que puede hacerlos difíciles de entrenar.

Son generalmente obedientes, pero puede ser difícil hacerles retroceder una vez que han percibido un rastro, y pueden distraerse con facilidad por olores a su alrededor. Por lo general no se presentan a concursos de obediencia en exhibiciones caninas; mientras están atentos o en alerta, responden bien al entrenamiento mediante recompensas de comida, y están impacientes por complacer, aunque se distraen o aburren con facilidad. ​

Los beagle tienen un excelente comportamiento con los niños, y quizás este sea uno de los motivos por los que es uno de los animales domésticos más populares en las familias, pero son animales de jauría y pueden ser propensos a la llamada «ansiedad por separación».

 Por lo general se comportan bien ante otros perros. No son exigentes en cuanto al ejercicio; su resistencia innata implica que no se cansan fácilmente cuando realizan ejercicio, pero no deben ejercitarse hasta el agotamiento antes de darles un descanso, aunque el ejercicio regular ayuda a evitar el aumento de peso al que esta raza es propensa.

Beagle sus Cuidados y Salud

En general, los beagle suelen ser perros fuertes y saludables. Con los cuidados adecuados, deberías tener compañero de aventuras entre diez y quince años,​ una esperanza de vida habitual para los perros de su talla.

Las atenciones que requiere el beagle son, en general, las mismas que exigen los demás perros: hábitos de higiene correctos (incluyendo baños regulares, pero sin excederse), cepillado del pelo varias veces por semana, desparasitaciones internas y externas, seguimiento del calendario de vacunas y visitas al veterinario.

Las orejas del beagle requieren algo más de atención. Al ser grandes y caídas, la suciedad se acumula en su interior con mucha facilidad y que el canal auricular no se airee lo suficiente o que retengan aire húmedo, lo que puede conllevar infecciones de oído.

Para evitar la formación de tapones y posibles infecciones, deberás limpiárselas cada poco tiempo.

También pueden sufrir diversos problemas en los ojos.

Enfermedades:

dos afecciones oculares comunes en los beagle son:

  • el glaucoma
  •  distrofia corneal

También pueden padecer el llamado ojo cereza, un prolapso de la membrana nictitante canina, o distiquiasis, una situación en la que las pestañas nacen fuera de la línea habitual y pueden irritar el ojo; ambas dolencias pueden ser corregidas mediante cirugía.

​El beagle puede padecer varios tipos de atrofia retinal. Un fallo del sistema de drenaje nasolacrimal puede causar sequedad en el ojo la aparición de lágrimas en la cara.

Otras enfermedades:

Pueden ser propensos a la epilepsia, pero puede controlarse mediante medicación, pueden sufrir hipotiroidismo y varios tipos de enanismo.

Hay dos enfermedades en concreto que son particulares de esta raza: la llamada «funny puppy» (cachorro gracioso), en la que el cachorro crece de forma lenta y se desarrolla con piernas débiles y la espalda torcida y, aunque normalmente esté sano, es propenso a diversas enfermedades

  • La displasia de cadera, común en harriers y en algunas razas más grandes, pero que raramente se considera un problema en los beagle aunque si que debes tener cuidado con la alimentación ya que si no tiene el ejercicio necesario tienen mucha tendencia a la obesidad 

Si te ha gustado el artículo sobre el Beagle te invitamos a leer más obre la nutrición canina para ayudarte en el cuidado de estos amigos peludos.( sobre todo en el beagle, por problemas de obesidad)

Y si quieres un mayor asesoramiento para elegir al cachorro de tu camada, contacta con nosotros.

Beagle Manual del Propietario

Solo aquí encontrarás al cachorro que buscas para que forme parte de tu familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Nuestro equipo est'a aqui para ayudarte
Ir arriba