mi perro

Como mi PERRO me cambió la vida para siempre…

[vc_row full_width=»stretch_row» css=».vc_custom_1619524314842{background-color: #d6d6d6 !important;}» mobile_bg_img_hidden=»no» tablet_bg_img_hidden=»no» woodmart_parallax=»0″ woodmart_gradient_switch=»no» row_reverse_mobile=»0″ row_reverse_tablet=»0″ woodmart_disable_overflow=»0″][vc_column width=»1/6″][/vc_column][vc_column width=»2/3″][vc_column_text text_larger=»no»]

Puntos a tener en cuenta cuando eres Parent Dog (es que eso de ser dueño, amo,…, como que ya no me sale decirlo y es Como mi perro me cambió)

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/6″][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text text_larger=»no»]Si amigos. Como mi perro me cambió la vida. Es cierto que siempre hemos convivido con esta especie , distintas razas, tamaños y colores pero el resultado ha sido el mismo, cada uno a aportado su granito para, en definitiva, hacer que yo no sea yo, o al menos eso me dicen los amigos. Mira no sé si para mejor o para peor, ahora te pongo ejemplos reales, tu decide si merece la pena o no, yo desde luego estoy encantado con mi  «nueva vida» y solo de pensar en volver a ser el de antes como que me da repelús.

  • Desde el primer minuto que mi perro «Brownie» apareció en casa os contaré  como mi perro se comió mi ego. No sé si con las croquetas o por qué medio o método me dejó sin nombre, sí amigos, he dejado de ser Alvaro , para convertirme , en el papá de «Brownie», el dueño de «Brownie» o el que la pasea, nadie en el parque sabe mi nombre, el de la perrita si, yo soy el añadido. Claro que los compis de parque introducen tu móvil para un por si acaso,… , pero como ya te dije… o con el nombre de mi perro, o con cualquier relativo a ella, yo no importo mucho.
  • Soy un hombre libre!!. No dependo de un despertador como vosotros pequeños mortales!! . Sí, todo empezó cuando se lo comió, el caso que ahora, cuando sale el primer rayito de sol… (ya puede estar la persiana bajada o en un cuarto sin ventanas), ahh esa naricilla húmeda que te despierta «sin querer» , y que te viene a decir ¿ estás  vivo aún ? ¿ respiras ?. Era para darte los buenos días , y que sepas que a pesar de que está lloviendo a mares, y que hace un frío que te quedas de piedra…. Sí, acepto que me bajes al parque a pasear(te).

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row full_width=»stretch_row» css=».vc_custom_1619525159654{background-color: #d6d6d6 !important;}» mobile_bg_img_hidden=»no» tablet_bg_img_hidden=»no» woodmart_parallax=»0″ woodmart_gradient_switch=»no» row_reverse_mobile=»0″ row_reverse_tablet=»0″ woodmart_disable_overflow=»0″][vc_column width=»1/4″][vc_single_image image=»13892″ img_size=»full» alignment=»center» parallax_scroll=»no»][/vc_column][vc_column width=»3/4″][vc_column_text text_larger=»no»]

  • Soy más moderno. No dependo de modas pasajeras, ni me rindo a lo que «pega» o no he adoptado la mía propia. ( Bueno, la que mi perro » Brownie» me ha enseñado.) ¿ Calcetines iguales? ahhh, pero todavía se lleva eso de pares de calcetines? porque a mí, mi perra me ha enseñado que es más molón el llevar uno de cada color, y si no es la lavadora quién los hace desaparecer…. no hay problema, ella se encarga.
  • Actualizo mi ropa más a menudo y no me fijo tanto en las marcas, ya que por arte de birli birloque, toda aquella ropa que esté usada, ya ni te cuento si está usada o sucia… va a servir como trapos de cocina….. el porqué? milenium que me ha salido la niña.
  • Parece raro… pero hago más ejercicio, me muevo más, los tres paseos de al menos una hora, tirando pelotas, corriendo tras de ella, me han rejuvenecido.
  • Soy más paciente y transigente, si amigos, quien me iba a decir que tras comerse mis gafas que tanto necesito, o esas zapatillas nuevas que tanto quería… tendría la santa paciencia de admitir que no es culpa suya, que la castigo ?. Sí, mi límite está en 5 minutos, esos ojitos me impiden ser el señor ogro por más tiempo, y dicho esto, está relacionado con mi próximo cambio.
  • Sí…queridos amigos. Soy más ordenado, a base de desastres naturales caseros por fin aprendí para que existen los altillos, que la comida hay que meterla al refrigerador y que para la ropa existen cubos , en fin un sin fin de cambios que me hacen ser más eficiente.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=»2/3″][vc_column_text text_larger=»no»]

  • Por otro lado, ya no tengo que decidir entre playa y montaña…. se vá donde se pueda ir con mi perro, donde esté permitido y dónde me llegue la economía, sino… no me voy. Igualmente  los fines de semana, ya no despilfarro tanto, las opciones son más simples, más normales y más humanas, si no hay sitio donde ir, me quedo por la zona paseando. No hay discusión posible. (generalmente, o sea siempre, mi perro decide)
  • Por una vez en mi vida hago uso de los seguros que contrato. Ya se la utilidad más allá de simplemente tenerlos, …., no, no se trata que sea una sinvergüenza. Simplemente es un perro y se comporta como tal.

 

.[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/3″][vc_single_image image=»13891″ img_size=»medium» alignment=»center» parallax_scroll=»no»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text text_larger=»no»]Así que por esto y por muchos más motivos que ya os iré contando me he convertido en otra persona, más amable, más comprensiva, que sabe vivir más humanamente y eso sí… con mi perro. Si quieres información adicional sobre perros, sigue leyendo en nuestro Blog[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

3 comentarios en “Como mi PERRO me cambió la vida para siempre…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Ir arriba