Doberman

Doberman

El Doberman es un perro versátil, complaciente y enérgico son los rasgos que le han llevado durante años a ser un perro guardián e involucrado en actividades policiales y bélicas, aunque la participación en este tipo de trabajos ha disminuido.

Además, en un excelente compañero de deporte y muy eficaz en las pruebas de Agility.

Dóberman : Historia

En el siglo XIX la recaudación de impuestos era un trabajo que traía problemas a quienes ejercían su labor.

Por ello, Karl Friedrich Louis Dobermann inició la búsqueda de una raza de perro que le permitiese la protección frente a los asaltantes y fuera leal a su cuidador.

Dobermann también llevaba la perrera local, donde tenía acceso a muchos animales extraviados.

Hay ciertas controversias en relación a qué perros realmente se utilizaron en el desarrollo del dóberman .aunque según los informes parece ser que mastines, Rottweiler, Dogo Alemán, Manchester Terrier y galgos fueron algunos de los caninos involucrados en su creación.

Su participación en la primera y segunda Guerra Mundial, así como en algunos episodios de la guerra del Pacífico disparó su popularidad, y en décadas pasadas se empleó en trabajos del ejército y policía.

Lo que se sabe con certeza es que se cruzaron diversos tipos de perros regionales con temperamento para defensa, y así surgió el perro de Louis Dobermann.

Características físicas del Dóberman

doberman

Los machos miden unos 60 cm y pesan unos 32 kg, mientras que las hembras son algo más pequeñas.

El dóberman tiene una cabeza alargada y esbelta y un cuerpo musculoso.

Se les solía cortar las orejas para que se mantengan erguidas, y la cola suele amputarse para que quede corta.

PROHIBIDO EN ESPAÑA )

Manto

Tipo de pelo: duro, denso, liso, bien pegado y uniformemente repartido sobre el cuerpo.

Los colores admitidos según la FCI de standard del dóberman son:

  • Negro – Fuego
  • Marrón – Fuego
  • Isabelino (color beige, (café pálido) con marcas color cobre).
  • Azul (gris con marcas color cobre).

La muda del dóberman es media y no requiere mucho aseo.

CABEZA del Dóberman:

REGIÓN CRANEAL: Fuerte, adecuada a su aspecto general; vista desde arriba, presenta una cuña aguda; la línea transversal de su coronilla, vista de frente, debe ser casi horizontal, o sea, no debe caer sobre las orejas.

La línea entre los parietales, que empieza desde la caña nasal, cae sobre la nuca con una leve redondez. El área de las cejas está bien desarrollada, pero sin sobresalir.

  • El surco frontal es visible.
  • El hueso occipital no debe ser demasiado notorio.

Vistos desde arriba y de frente los lados de la cabeza no deben ser muy abultados. La leve redondez lateral del maxilar superior y del arco cigomático deben estar en armonía con la longitud total de la cabeza.

  • Los músculos de la cabeza están fuertemente desarrollados.
  • Stop: La depresión frontonasal es leve, pero debe ser reconocible

REGIÓN FACIAL:

Nariz: Bien desarrollada, más ancha que redonda, con grandes orificios, pero sin sobresalir. En perros negros debe ser de color negro, en perros de color café debe ser de un color más claro.

cachorro doberman

Hocico: Debe estar en relación correcta con el cráneo, bien desarrollado, profundo. La apertura bucal debe llegar casi hasta los molares. También debe ser suficientemente amplio en el área de los incisivos superiores e inferiores.

Labios: Deben estar bien apretados y adheridos a las mandíbulas y mostrar un rígido cierre en las comisuras. De pigmentación oscura; en perros cafés puede ser un poco más clara.

Mandíbulas/dientes: Quijadas fuertes y anchas, tanto la superior como la inferior. Mordida de tijera, con 42 piezas dentales (de acuerdo a la fórmula dentaria), de tamaño normal.

OJOS: De tamaño mediano y ovalados, color oscuro; se permite una tonalidad un poco más clara en perros de color café. Párpados bien adheridos. Las comisuras poseen pelo.

OREJAS: Las orejas, que se dejan naturales, insertadas a ambos lados en el punto más alto del cráneo, idealmente caen bien pegadas a las mejillas.

CUELLO: En relación a la cabeza y el cuerpo, tiene una buena longitud. Compacto y musculoso. Su línea es ascendente y
galantemente curva, de posición derecha, mostrando gallardía.

CUERPO

  • Cruz: Debe sobresalir en altura y longitud, principalmente en machos, de manera que la espalda muestre una trayectoria ascendente desde la grupa.
  • Espalda: Corta, dura, ancha y bien musculada.
  • Lomo: La región lumbar debe ser ancha y bien musculada. Las hembras pueden tener la región lumbar un poco más larga, ya que necesitarán ése espacio durante la gestación.
  • Grupa: Forma un pequeño declive desde el sacro y hacia la implantación de la cola, no muy notorio, dando una impresión redondeada, no recta ni caída. Bien ancha, con una fuerte musculatura.
  • Pecho: La longitud y profundidad del pecho debe estar relacionada con la longitud del tronco, de manera que la profundidad del pecho (con costillas ligeramente abultadas) se aproxima al 50% de la altura de la cruz. El pecho tiene buena anchura y es muy notorio adelante (antepecho)
  • Línea inferior y vientre: Desde el final del esternón hasta la pelvis, el abdomen se presenta claramente recogido.

COLA: La cola se deja natural idealmente es llevada alta en una ligera curva nunca sobre el dorso o grupa.

Doberman

EXTREMIDADES:

MIEMBROS ANTERIORES:

  • Apariencia General: Vistos de cualquier ángulo, deben mantenerse rectos, perpendiculares al suelo, y de fuerte estructura.
  • Hombros: La escápula se presenta bien adherente al costillar, por ambos lados bien musculada, y sobrepasando a las espinas vertebrales superiores. Preferentemente bien inclinada y hacia atrás, formando un ángulo de 50 grados con una línea horizontal.
  • Brazo: Buena longitud, con una buena musculatura
  • Codos: Bien pegados al cuerpo, sin verse torcidos hacia afuera.
    • Antebrazo: Fuerte y recto, de buena musculatura. La longitud debe estar en armonía con todo el cuerpo
    • Articulación metacarpiana: Fuerte.
    • Metacarpo: De huesos fuertes, visto de frente: recto, por los lados, con una pequeña inclinación
    • Pies anteriores: Cortos y cerrados.
    • Los dedos son redondeados y hacia arriba (pie de gato), uñas cortas y negras.

Temperamento del Dóberman

Los dóberman están considerados perros atentos, cariñosos y dulces con la gente, siempre que se socialicen y adiestren adecuadamente.

doberman

Son fieles a sus propietarios y se llevan bien con los niños si crecen juntos; sin embargo, algunos dóberman se apegan solo a una persona.

Esencialmente amistoso y pacífico. Muy dependiente de la familia. Se le fomenta una bravura y un temperamento moderado, además de un umbral de excitación mediano.

Debido a su docilidad y alegría para el trabajo el Doberman se caracteriza por su valor, dureza y capacidad.

Con una adecuada atención de su entorno, se le puede valorar principalmente por ser muy seguro de sí mismo y nada asustadizo.

Los dóberman son perros fuertes y enérgicos que necesitan practicar mucho ejercicio. Si no lo practican, tienen más probabilidades de volverse irritables o incluso agresivos.

Pueden adaptarse bien a la vida en un piso si practican ejercicio a diario.

Una cuidadosa socialización y adiestramiento en obediencia desde muy jóvenes son esenciales para esta raza.

Los dóberman responden muy bien al refuerzo positivo.

No se necesita ningún adiestramiento en protección especial para quien quiera un buen protector familiar.

De hecho, los expertos en dóberman suelen desaconsejar el adiestramiento en protección, ya que podría dar derivar en sobreprotección y agresión.

Dóberman

Dóberman : Cuidados y Salud

Los Dóberman tienen tendencia genética a padecer ciertas enfermedades. Es importante tenerlas en cuenta tanto para prevenir consecuencias en su salud, como a la hora de plantearnos una futura cría.

Una de las enfermedades hereditarias más comunes en los perros dóberman es la displasia de cadera.

Se trata de un problema en la articulación, que evita que la cabeza del fémur encaje en ella de manera correcta.

A parte  de tener origen genético, influencian en su desarrollo factores externos como el peso del animal, y el tipo de ejercicio que hace. Sus síntomas incluyen la cojera, y el dolor ante el desplazamiento.

Asimismo, el síndrome de Wobbler es un problema neurológico, que afecta una parte de la médula de los perros dóberman.

Se le atribuye una buena parte de origen hereditario, y se presenta con síntomas como la falta de coordinación y la debilidad de las patas, especialmente las posteriores.

Igualmente, otra de las enfermedades hereditarias habituales en perros de la raza doberman es la llamada De Von Willerbrand.

Se define como una alteración de la coagulación, que puede producir hemorragias difíciles de controlar durante una  cirugía. Se diagnostica a través de un test de ADN.

Hay que mencionar también que los perros doberman tienen tendencia a padecer disfunciones en el hígado y la tiroides. La hepatitis crónica idiopática es hereditaria, y produce entre otros  síntomas adelgazamiento excesivo, adormecimiento e ictericia.

Se llega a su diagnóstico por ecografías, análisis y una biopsia del hígado.

En cuanto al hipotiroidismo, hay que señalar que produce alteraciones en el pelo, el peso y el comportamiento del perro.

Tiene un tratamiento parecido al de la misma enfermedad en las personas, que consiste en una pastilla diaria del suplemento hormonal necesario.

Es importante recordar que los trastornos descritos tienen tratamiento médico.

Por lo tanto, ante cualquier síntoma, debemos acudir a nuestro veterinario de confianza para que el perro mantenga una buena calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Nuestro equipo est'a aqui para ayudarte
Ir arriba