Dogo de Burdeos

El dogo de Burdeos es una raza de perro de origen francés; forma parte de la gran familia de los dogos.

Es un perro de gran fuerza y potencia, con un carácter firme y decidido que lo convierten en un gran perro guardián.

El dogo de Burdeos Es una de las razas francesas más antiguas, proveniente de los mastines orientales llegados a Europa con las hordas bárbaras. En épocas más recientes, otras razas han contribuido a la definición de esta: el mastiff, el bulldog inglés y el dogo alemán.

El resultado que se ha obtenido es un perro de enorme fuerza y potencia en menoscabo de la agilidad.

Historia del Dogo de Burdeos

El Dogo de Burdeos se encuentra entre las varias razas cuya historia se remonta tanto a la antigüedad que es imposible precisar sus orígenes exactos. 

Una teoría sostiene que el Dogo de Burdeos es una raza francesa autóctona desarrollada durante miles de años. Otras teorías nombran al mastín, al mastín napolitano, al mastín tibetano y al mastín griego como posibles antepasados ​​cercanos.

Un relato de origen predominante dice que los antepasados ​​del Dogo fueron introducidos en Francia por las legiones conquistadoras de Julio César en el siglo I a.C. Estos inmensos tipos de mastín fueron utilizados por los romanos como perros de guerra y como gladiadores feroces que lucharon con otros perros y fieras en la arena.

Durante siglos, el ” Dogo de Burdeos”, “Mastín de Burdeos” o el “Bulldog de Burdeos”, como se le llamaba a veces, aparentemente venía en dos variedades de tamaño. 

La variedad más pequeña, Doguin, desaparece del registro histórico después del 1700, dejando la versión un poco más grande como la raza que conocemos hoy como Dogo de Burdeos.

Durante la larga historia de la raza, los Dogues sobrevivieron a su utilidad como perros de pelea y llegaron a ser empleados en varias ocasiones como cazadores, dibujantes y guardianes. 

A finales de 1700, los dogo de burdeos se utilizaron como perros guardianes en las vastas propiedades de la nobleza. Este empleo terminó abruptamente con la Revolución Francesa, cuando los aristocráticos amos del Dogo de Burdeos fueron llevados a la cárcel y la guillotina.

El Dogo de Burdeos sobrevivió al derramamiento de sangre y encontró trabajo como pastores de ganado, un trabajo que les valió el apodo de “Perro del carnicero”.

En los tiempos modernos, la raza era prácticamente desconocida fuera de Francia hasta el estreno en 1989 de la película “Turner & Hooch”.

 La comedia, protagonizada por Tom Hanks como un detective de policía asistido por un Dogo de burdeos babeante, terco pero adorable, presentó a la raza al público de todo el mundo.

Estándar del Dogo de Burdeos

(Datos estándar según FCI)

APARIENCIA GENERAL:

Típico moloso braquicefálico de líneas cóncavas.

El Dogo de Burdeos es un perro muy fuerte con un cuerpo muy musculoso, pero manteniendo una línea general armoniosa. Su estructura es más bien cerca del suelo, la distancia esternón. Fornido, atlético e imponente, su aspecto es muy disuasivo.

TAMAÑO Y PESO:

La altura del dogo de burdeos debe corresponder en más o en menos al perímetro del cráneo.


Altura a la cruz: Machos: 60 – 68 cm.
Hembras: 58 – 66 cm.

Peso:
Machos: Mínimo 50 Kg.
Hembras: Mínimo 45 Kg.

Dogo de burdeos
CABEZA:

Voluminosa, angular, ancha, más bien corta, trapezoide vista de arriba y de frente. Los ejes longitudinales del cráneo y el puente nasal son convergentes (hacia el frente).

La cabeza está cubierta de arrugas, a ambos lados del surco central.

Estas cuerdas profundas de arrugas son móviles dependiendo si el perro está atento
o no.

El pliegue que va desde el ángulo interno del ojo al ángulo de la boca es típico. Si está presente, el pliegue que va desde el ángulo externo del ojo al ángulo de la boca o la papada debe ser discreto.

REGIÓN CRANEAL:

Cráneo:
  • En el macho: El perímetro del cráneo medido a nivel de su ancho máximo corresponde aproximadamente a su altura a la cruz.
  • En las hembras: puede ser menor.

Su volumen y forma son la consecuencia de un desarrollo muy importante de los temporales, arcos supra orbitales, arcos cigomáticos y los espacios de la mandíbula inferior.

  • La región superior del cráneo es levemente convexa de un lado al otro.
  • El surco frontal es profundo disminuyendo hacia el final posterior de la cabeza. La antecara domina la cabeza, pero no la sobrepasa. De todas formas, es más ancha que alta.
  • Stop: Muy pronunciado, casi formando un ángulo recto con el hocico. (95º – 100º)
REGION FACIAL:
  • Trufa: Ancha, ventanas nasales bien abiertas, bien pigmentada acorde al color de la máscara. Se permite una trufa inclinada hacia arriba pero no si está hacia atrás, dirigida hacia los ojos.
  • Hocico: Fuerte, ancho, grueso, pero no carnoso debajo de los ojos, más bien corto, perfil superior algo cóncavo con pliegues moderadamente visibles. Su ancho decrece levemente hacia la punta; vista desde arriba tiene una apariencia general cuadrada.

Con relación a la parte superior del cráneo la línea del hocico forma un ángulo muy obtuso ascendente.

Cuando la cabeza es sostenida horizontalmente, la punta del hocico, truncado y grueso en la base, está enfrente a una tangente vertical a la cara anterior de la trufa.
Su perímetro por lo general es de dos tercios al de la cabeza.

Su largo varía entre un tercio y mínimo un cuarto del largo total de la cabeza, desde la trufa a la cresta occipital. Los límites establecidos (máximo un tercio y mínimo un cuarto del largo total de la cabeza) son permitidos, pero no buscados, el largo ideal del hocico debe estar entre estos dos extremos

  • Mandíbulas: Mandíbulas fuertes y anchas. Prognatismo (el prognatismo es una característica de la raza). La parte posterior de los incisivos inferiores están por delante y no en contacto con la cara anterior de los incisivos superiores.
    La mandíbula inferior se curva hacia arriba. Y El mentón está bien marcado y nunca debe sobrepasar el labio superior exageradamente ni estar cubierto por él.
  • Dientes: Fuertes, particularmente los caninos. Los caninos inferiores colocados bien separados y levemente curvados. Incisivos bien alineados especialmente en la mandíbula inferior donde forman una línea aparentemente recta.
  • Labios: Labio superior grueso, moderadamente pendular, retráctil.
  • Visto de perfil muestra una línea inferior redondeada. Cubre la mandíbula inferior a los costados. En el frente el borde del labio superior está en contacto con el labio inferior, luego cae a ambos lados lo que forma una V invertida y amplia.
  • Mejillas: Prominentes debido al muy fuerte desarrollo de los músculos.
  • Ojos: De forma oval colocados bien separados. El espacio entre los dos ángulos interiores de los párpados es igual a dos veces el largo del ojo (apertura del ojo). Expresión franca. El tercer párpado no debe estar visible.
  • Color: de avellana a marrón oscuro para un perro con máscara negra, se tolera un color más claro, pero no es buscado en perros con máscara marrón o con ausencia de máscara.
OREJAS:

Relativamente pequeñas de un color algo más oscuro que el manto. En su inserción, el frente de la base de la oreja es levemente elevado. Deben ser caídas, pero no colgar; el borde anterior pegado a las mejillas cuando el perro está atento.

El borde de las orejas redondeado levemente; no debe llegar más abajo del ojo.
Inserción bastante alta, a nivel de la línea superior del cráneo lo que acentúa aún más su ancho.

CUELLO:

Muy fuerte y muscular, casi cilíndrico. La piel es fina, flexible, abundante y suelta. El promedio de su circunferencia casi igual al de la cabeza. Está separado de la cabeza por un pliegue transversal levemente acentuado, levemente curvado.

El borde superior es levemente convexo. La papada bien definida comienza a
nivel de la garganta formando pliegues hacia el pecho, sin que cuelguen exageradamente. El cuello, muy ancho en su base se fusiona suavemente con los hombros.

CUERPO:

  • Línea Superior: Bien sostenida.
  • Cruz: Bien marcada.
  • Dorso: Ancho y muscular.
  • Lomo: Ancho. Más bien corto y sólido.
  • Grupa: Moderadamente descendente hacia la base de la cola.
  • Pecho: Fuerte, largo, profundo, ancho, descendiendo más abajo del nivel de los codos.
  • Antepecho amplio y fuerte cuya línea inferior (inter axilar) es convexa hacia el final. Costillas bien descendidas y bien arqueadas, pero no en forma de barril. La circunferencia del pecho debe ser entre 25 a 35 cm. más que la altura a la cruz.
  • Línea inferior y abdomen: Curvada desde el pecho profundo hacia un abdomen algo retraído y firme. Nunca debe ser pendular ni demasiado retraído.
  • COLA: Muy gruesa en la base. La punta llegando preferentemente a la altura del corvejón y no por debajo. Porte bajo, nunca quebrada ni curvada, pero si flexible. Colgante cuando el perro está tranquilo, generalmente elevándose de 90º a 120º desde esa posición cuando el perro está en acción sin curvarse sobre el dorso o enroscarse.
dogo de burdeos

MIEMBROS ANTERIORES:

Estructura ósea fuerte, miembros muy musculosos.

  • Hombros: Fuertes, músculos prominentes. La inclinación de la escápula media (aprox. 45º del horizontal), ángulo de la articulación escápulo-humeral algo mayor que 90º.
  • Brazo: Muy musculoso.
  • Codos: En el eje del cuerpo, nunca demasiado pegados al tórax ni inclinados hacia fuera.
  • Antebrazo: Visto de frente, derecho o levemente inclinado hacia adentro acercándose al plano medo, especialmente en perros con un pecho muy amplio. Visto de perfil vertical.
  • Metacarpo: Fuerte. Visto de perfil algo inclinado. Visto de frente, algunas veces levemente hacia fuera compensando la leve inclinación del antebrazo hacia adentro.
  • Pies anteriores: Fuertes y sus dedos cerrados. Uñas curvadas y fuertes, almohadillas bien desarrolladas y elásticas: el Dogo de Burdeos está bien parado sobre sus dedos a pesar de su peso.

Dogo de burdeos

MIEMBROS POSTERIORES:

Extremidades robustas con una fuerte estructura ósea. Bien anguladas. Visto de atrás los posteriores son paralelos y verticales lo que da la impresión de fuerza, aunque la parte posterior no sea tan ancha como el frente.
Muslo: Muy desarrollado, grueso con musculatura visible.
Rodilla: En plano paralelo al plano medio o levemente hacia fuera.
Pierna: Relativamente corta, musculada, descendiente.
Corvejón: Corto, tendinoso, su ángulo moderadamente abierto.
Metatarso: Robusto, sin espolones.
Pies posteriores: Algo más largos que los anteriores, dedos apretados.


MANTO
  • Pelo: Fino, corto y suave al tacto.
  • Color: Todas las tonalidades de leonado desde caoba a isabella. Se desea una buena pigmentación. Se permiten manchas blancas delimitadas en el antepecho y en las extremidades de los miembros.
Máscara:

Máscara negra: La máscara por lo general solo levemente extendida y no debe invadir la región craneal. Puede haber un sombreado levemente negro sobre el cráneo, orejas, cuello y parte superior del cuerpo. La trufa es negra.
Máscara marrón: (Generalmente llamada roja o bistre). La trufa es marrón, la pigmentación de los párpados y el borde de los labios marrones. Puede haber sombreado marrón no invasivo; cada pelo debe tener una zona leonada o color arena y una zona marrón. En este caso las partes inclinadas del cuerpo son de un color más claro.
Sin máscara: El pelo es leonado: la piel aparece roja (Anteriormente llamada “máscara roja”). La nariz puede ser rojiza.

Dogo de Burdeos

Temperamento del Dogo de Burdeos

A pesar de su aspecto, el Dogo de Burdeos es un perro que requiere una cantidad considerable de ejercicio.

 El Dogo de Burdeos tiene cualidades para ser guardián y un aspecto que disuade a los intrusos. Con ellos es cauteloso, reservado e incluso intimidante. No puede dejarse solo en terrenos o naves y es imprescindible una socialización adecuada para evitar problemas que pueden ser graves.

Junto a la educación, es fundamental para garantizar la convivencia. La fuerza es una de sus características más destacadas y un dato a tener en cuenta a la hora de su manejo. 

Es más fuerte que ágil o veloz. En general, el Dogo de burdeos es un perro de temperamento tranquilo, sobre todo en el hogar, y equilibrado, que siente un gran apego por su familia, con la que se muestra cariñoso.

No lleva bien pasar mucho tiempo solo.

 La mayoría de los Dogo de Burdeos son aptos para convivir con niños y los toleran sin problemas. No obstante, no es conveniente dejarlos a solas, sobre todo si se trata de niños de corta edad o poco habituados a los perros.

Es activo y necesita estímulos físicos e intelectuales, ya que posee una gran inteligencia.

Cuidados y Salud

El Dogo de Burdeos se ha adaptado a una vida urbana. Aunque por su manto corto pueda parecer lo contrario, aguanta tanto temperaturas cálidas como frías. Hay que tener cuidado con las primeras, ya que la braquicefalia es un factor de riesgo para el golpe de calor.

Su pelaje apenas requiere cuidados. Sí podemos pasarle, de vez en cuando, un cepillo o manopla de goma para eliminar pelo muerto y acostumbrarlo a nuestras manipulaciones.

El Dogo de Burdeos necesita ejercitarse.

Por ello debemos ofrecerle oportunidades de realizar actividades, además de los paseos de rutina que, por supuesto, deben ser diarios y un mínimo de tres.

Al ser braquicéfalo puede presentar dificultades respiratorias y debemos evitarle ejercicio físico intenso en las horas de calor. Es habitual que se baben.

Es probable que en algunos lugares el dogo de Burdeos sea considerado como un perro potencialmente peligroso, por lo que habrá que tener en cuenta los requisitos legales que esto conlleva.

Por último, mantener a un perro de tamaño grande supone un coste económico que tenemos que ser capaces de asumir antes de adoptar.

Principales problemas de salud

En los Dogo de Burdeos nos encontramos los problemas asociados a los perros braquicéfalos. Son sobre todo importantes los que afectan a la respiración, al tener una nariz muy achatada.

Hay que protegerlos de las altas temperaturas para evitar sustos como el golpe de calor, al que son propensos.

Si la legislación nos obliga a pasearlo con bozal, para facilitar su refrigeración es conveniente utilizar un bozal de cesta.

Además, su piel arrugada debe ser vigilada, pues en las zonas de pliegues es fácil que se acumule suciedad y humedad, lo que incrementa el riesgo de dermatitis.

Entre otras patologías que pueden padecer mencionamos la displasia de cadera o de codo, la torsión de estómago, problemas cardíacos y alergias.

La mayoría se asocian a su gran tamaño y a las características de su piel.

Déjanos un comentario si te gusta la raza Dogo de Burdeos o puedes seguir navegando por las razas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Nuestro equipo est'a aqui para ayudarte
Ir arriba