Lebrel Afgano

El Lebrel Afgano es un perro independiente y de fuerte carácter. Puede ser sumamente distante, pero también tranquilo y cómico cuando está de humor.

Historia del Lebrel Afgano

Esta es una raza muy antigua. De hecho, algunas autoridades sostienen que el lebrel afgano es la raza más antigua de perros de raza pura. (Un mito antiguo dice que un par de sabuesos afganos representaba la especie canina en el Arca de Noé).

Debido a que la raza es anterior a la historia escrita por unos pocos miles de años, y debido a que se desarrolló en algunos de los lugares más remotos del mundo, su hora exacta y el lugar de origen dentro de la vasta área que ahora es Afganistán, India y Pakistán nunca se conocerá.

Pueblos nómadas de Afganistán, Pakistán y del norte de India fueron los primeros en criar al lebrel afgano, un antiguo miembro de la familia de los lebreles, hace miles de años. Gran parte de la historia de esta raza se ha perdido con la invasión de la región por parte de facciones belicosas encabezadas por líderes como Gengis Khan y Alejandro Magno. La raza se desarrolló y adaptó por la necesidad de cazar presas en terrenos montañosos.

Los sabuesos afganos pertenecen a la subcategoría de razas conocidas como lebreles, perros que confían en su visión panorámica y velocidad explosiva para detectar y perseguir a sus presas. El Lebrel afgano, un cazador extremadamente habilidoso, se utilizaba para derribar presas tanto grandes como pequeñas, como, por ejemplo, antílopes y quizá hasta leopardos. 

Un elemento fijo de la cultura oriental desde los albores de la civilización, el sabueso afgano no hizo su entrada en el escenario de la historia occidental hasta finales del siglo XIX. Fue entonces cuando los oficiales ingleses que regresaban de los rincones más lejanos del Imperio Británico introdujeron la raza en Europa. A principios de la década de 1900, el afgano era una raza preferida de la nobleza británica.

El AKC registró el primero de la raza en 1927, pero no fue hasta principios de los años 30 que la raza realmente se hizo popular entre los criadores y propietarios de EE. UU. Entre los perros más importantes de aquellos primeros años en Estados Unidos se encontraba una pareja reproductora importada de Inglaterra por Zeppo Marx, el más joven de los locos hermanos Marx. 

Desde entonces, la fama del afgano en Estados Unidos se ha basado en sus excelentes cualidades como mascota y su presencia espectacular en el ring. La escultura gigante de Pablo Picasso en el Daley Plaza de Chicago representa a Kabul, el querido perro afgano del artista.

Características Físicas del lebrel afgano

Lebrel Afgano

CABEZA

REGIÓN CRANEAL:

  • Cráneo: Largo, no demasiado estrecho, con una protuberancia
    occipital bien marcada. Bien proporcionado y cubierto de un mechón
    de pelo largo.
  • Depresión naso-frontal (Stop): Ligera.
  • REGIÓN FACIAL:
    Trufa: De preferencia negra; se permite el color hígado en perros con pelaje claro.
    Hocico: Largo, con mandíbulas poderosas.
    Mandíbulas / Dientes: Mandíbulas fuertes con una perfecta, regular y completa mordida en tijera es decir, que los incisivos superiores se superponen estrechamente a los inferiores y los dientes están colocados verticalmente en el maxilar. Mordida nivelada. Se permite la mordida de pinza borde con borde.
    OJOS: De preferencia oscuros, aunque no se excluyen los tonos dorados. Casi triangulares en apariencia, desde el ángulo interno elevándose ligeramente oblicuos hacia el ángulo externo.
    OREJAS: De inserción baja y colocadas muy atrás de la cabeza, llevadas muy cerca de la cabeza, cubiertas de pelo largo sedoso.
    CUELLO: Largo, fuerte, sostiene el porte orgulloso de la cabeza.
    CUERPO
    Espalda: Recta, moderadamente larga, con buena musculatura.
    Lomo: Recto, amplio y más bien corto.
    Grupa: Descendiendo levemente hacia la cola. Huesos de la cadera bastante prominentes y separados.
    Pecho: Costillas moderadamente arqueadas, pecho bien profundo.

De SheltieBoy – Flickr: AKC Helena Fall Dog Show 2011, CC BY 2.0

COLA: No demasiado corta. De inserción baja y formando un anillo en su extremo. La lleva en alto durante el movimiento. Cubierta de pelo en forma de pluma delgada.

EXTREMIDADES

MIEMBROS ANTERIORES:

  • Escápulas: Largas e inclinadas, colocadas bien atrás, dotadas de buena musculatura siendo fuertes sin parecer pesadas.
  • Antebrazo: Largo e inclinado.
  • Codos: En perfil vertical, debajo de la cruz, pegados a la caja torácica, sin presentar desviaciones hacia afuera o hacia adentro.
  • Brazos: Rectos, provistos de huesos fuertes.
  • Metacarpos: Largos y flexibles.
  • Pies anteriores: Pies anteriores fuertes y muy grandes tanto en su largo como en ancho, cubiertos de pelo largo y grueso; dedos arqueados. Las almohadillas apoyan firmemente sobre el suelo.

MIEMBROS POSTERIORES:

Apariencia General: Poderosos. Con gran longitud entre la cadera y los corvejones y, comparativamente, distancia corta entre el corvejón y los pies.


Rodilla: Bien angulada y bien dirigida.
Pies posteriores: Largos, aunque no tan anchos como los anteriores, cubiertos de pelo largo y grueso, dedos arqueados. Las almohadillas apoyan firmemente sobre el suelo.

Lebrel Agfgano
De I, Lilly M, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2351791

Temperamento del Lebrel Afgano

Fiel a su origen como cazador ha sido criado para reaccionar con rapidez. El lebrel Afgano es un perro independiente y con fuerte carácter, además de distante y seguro de sí mismo.

En un compendio de contradicciones, el lebrel afgano se ha descrito como extremadamente valiente pero tal vez tímido, nervioso pero a veces tranquilo y holgazán, solemne pero cómico.

La imagen del afgano va desde cariñoso hasta sumamente distante, y estos perros pueden mostrarse muy recelosos frente a los extraños.

Si no se lo socializa adecuadamente, el Lebrel Afgano tiene tendencia a desarrollar un carácter salvaje.

Es un perro que requiere mucho mantenimiento por distintos motivos.

Aunque son sumamente inteligentes, los afganos pueden ser difíciles de adiestrar por su tozudez. Son extremadamente sensibles a las correcciones duras, que a menudo provocan el rechazo a obedecer.

Responden mejor a una orientación amable y una disciplina firme. El aseo habitual es fundamental para mantener su pelo, necesitan baños y cepillados semanales para eliminar el pelo muerto y evitar los enredos y nudos a los que tan propensos son.

Los afganos adultos mudan el pelo en primavera y otoño, así como tras una enfermedad; las perras no esterilizadas mudan el pelo en cada cambio de estación.

Aunque pueden ser buenos perros para pisos y pueden llegar a “aplatanarse”, por lo que necesitan mucho ejercicio para luchar contra el aburrimiento y comportamientos destructivos como el mordisqueo.

Como mínimo, los afganos deben pasear entre kilómetro y medio y tres kilómetros al día, y es fundamental que cuenten con un patio vallado para correr.

Esta raza es famosa por ignorar las llamadas o los ruegos, y  por otro lado es una raza muy propensa a ser atropellada, por ello, nunca deben deambular sin supervisión, ya que su instinto depredador puede convertirlos en una amenaza para las mascotas del vecindario.

Con un adiestramiento adecuado y la vigilancia de su propietario, los afganos pueden ser compatibles tanto con los niños como con otras mascotas.

Los afganos son extremadamente delgados bajo sus gruesos pelajes, y comen mucho menos de lo que cabría pensar por su tamaño. Un alimento para perros de mucha calidad, a ser posible suplementado con aceite vegetal, puede ayudar a mantener la salud de su piel y pelo. Se pueden utilizar un tipo de cintas especiales para que no se manchen sus largas orejas al comer.

Cuidados y Salud del Lebrel Afgano

Los sabuesos como el lebrel afgano tienen reservas de grasa corporal naturalmente bajas, por lo que tienden a ser sensibles a la anestesia

Los expertos en razas recomiendan buscar un veterinario experto en lebreles para los procedimientos quirúrgicos.

 Al igual que otros tipos de perros de pecho profundo, el Lebrel Afgano puede experimentar hinchazón, una hinchazón repentina y potencialmente mortal del abdomen, y los propietarios deben informarse sobre sus síntomas y qué hacer en caso de hinchazón

El lebrel afgano es, normalmente, un perro resistente a enfermedades hereditarias. Al ser una raza de perros cazadores muy antiguos, la selección ha jugado un papel muy importante al reducir los problemas genéticos de esta raza.

A pesar de ello hay algunos problemas que pueden afectarlos: malformación de la articulación del codo, displasia de cadera o entropión.

Es muy sensible a los preparados químicos (antiparasitarios externos), a la anestesia, a los tranquilizantes y a la cortisona.

Si te ha gustado este artículo sobre ele lebrel afgano déjanos un comentario y comparte en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Ir arriba