Educación/obediencia

Hiper Apego en Perros

Hiperapego en perros

Los perros dependientes o demasiado apegados a sus cuidadores, entendiendo aquí el apego como hiperapego (apego mal gestionado), son aquellos que necesitan de la presencia de sus figuras de referencia para estar bien y ser felices. De lo contrario, sufren.

Un animal con este tipo de conducta no nace, sino que se hace, y esto es consecuencia de la acumulación de uno o de varios factores: destete temprano, acumulación de estrés de la madre durante el embarazo, no haberle ofrecido herramientas de autogestión a lo largo de su crianza y educación, hiperestimulación en la fase de cachorro…

¿A que llamamos Apego?

El apego es un mecanismo natural de supervivencia que de una manera u otra todo ser vivo tiene desde que nace.

En el caso del perro, este apego hace que las madres quieran estar con sus cachorros y les hace a los cachorros querer estar con su madre. Por decirlo de una manera simple, tanto la madre como los cachorros sienten la necesidad de estar juntos, si los separamos veremos como la madre instintivamente lo buscará y se encontrará nerviosa y estresada si no lo encuentra.

apego en perros

Es la manera que tienen los progenitores de garantizar la supervivencia de su especie, manteniéndolos juntos, y protegiéndoles de posibles depredadores.

No todas las especies proceden de la misma manera, por ejemplo el conejo es diferente, lo que hace la coneja es dejar a los gazapos sólos en su madriguera mientras sale a recolectar alimento, de lo contrario pondría en peligro toda la camada.

Mientras que una madre perro y los cachorros se “encuentran mal” dejando a los cachorros sólos, en el caso de los conejos es diferente, estos se encuentran perfectamente resguardados y tranquilos hasta la llegada de la madre.

Como podemos deducir, esto es un proceso absolutamente natural y normal

apego en simios

El apego en otras especies

Este mecanismo de apego no es eterno. En los perros viene a ser entre 3 y 4 meses. Después ya no tienen esa necesidad imperiosa de estar juntos. No existe ya esa dependencia emocional.

Dependencia Emocional

En la amistad entre el perro y su cuidador, ambos son independientes.

El perro no presenta angustia ni deseos de estar todo el tiempo con su dueño, quiere su espacio y da el suyo al cuidador.

Se alegra de ver al dueño, pero le deja tranquilo después de que lo ha saludado, y nunca es agresivo ni celoso cuando otro animal u otra persona interactúa con él.

Es dependencia emocional que le hace sufrir cuando el perro no respeta el espacio de su cuidador (si va a otra habitación le sigue y exige entrar en donde esté a cada momento del día). Además, el perro no quiere quedarse solo en casa, llorando, ladrando, y rompiendo cosas cuando esto ocurre y llegar a ser agresivo con otras personas o animales que se acerquen a la persona que consideran suya.

Otro sintoma es que al regreso de su dueño, el perro siempre saluda de una forma exageradamente efusiva, con saltos, carreras y gimoteos y, a partir de ese momento, reanuda la rutina de buscar continuamente el contacto siguiendo a su dueño por todas partes reclamando su atención.

Esta dependencia emocional puede tener efectos negativos para la salud del perro ya que genera mucho estrés. El desgaste metabólico que supone tener niveles altos de estrés funciona igual que en las personas: esta dependencia hace que el perro llegue antes a anciano, y su calidad de vida en edades avanzadas sea mucho peor. En algunos casos si el cuidador se separa del animal durante un período más largo, como por ejemplo un viaje, podría dejar de comer, sufrir depresión y padecer tristeza, “un compendio de factores que puede afectar a su sistema inmunitario originando una bajada de defensas”.

apego en perros

Aunque pensemos que hay razas emocionalmente más dependientes de sus cuidadores, para algunos expertos no es así. “No hay razas, sino individuos dependientes”, la principal causa de las diferentes conductas de los perros dependen del entorno, es decir, del modo de educarlos (y algún otro aspecto), más que de la genética.

También tiene una gran influencia el estado de estrés de la madre en el momento de la gestación, más que la raza a la que pertenezca.

Mala gestión del Apego

Como hemos visto anteriormente todo ser vivo nace con un mecanismo de apego que asegura su supervivencia no obstante existe mucha problemática sobre el hiper apego ( apego mal gestionado) y somos nosotros ( dueños, cuiadores, …..) los que cremos y hacemos esa mala gestión.

Los problemas aparecen cuando este apego no desaparece y se convierte en un estress tanto para el perro como para el dueño.

Este hiper apego (mala gestión) del perro a su cuidador o cuidadores también tiene mucho que ver con una mala gestión de estrés derivada de un destete temprano del cachorro. Siempre se recomienda que los cachorros de no sean destetadas antes del mes y medio (seis semanas de vida).

Ese periodo es vital, tanto a nivel de salud (la leche materna es el alimento más completo que puede recibir un animal), como a nivel emocional (apego y seguridad).

apego

Anteriormente hemos indicado que en los canes este mecanismo de supervivencia empieza a disminuir cuando el cachorro empieza a valerse por si mismo ( aproximadamente unos 4 meses ). A esa edad ya podemos observar como la madre no sólo no está tan pendiente de sus cachorros sino que además requiere de su espacio y busca tranquilidad alejada de éstos.

La costumbre generalizada es adoptar o hacerse con un cachorro lo antes posible, los centros de venta y criadores suelen ofrecerlos a partir de los 2 meses de edad cuando ya empiezan a comer por si mismos y pueden ser vacunados, desparasitados y microchipados. Las necesidades en cuanto a salud están cubiertas, pero no sus necesidades emocionales.

Influye mucho en el posterior desarrollo del cachorro cómo se le ha criado: “una de las causas más importantes de la mala gestión de estrés es que las personas no pensamos en las necesidades del cachorro que, como en el caso de los bebés, pasan básicamente por descansar y explorar un entorno seguro.

Cuando tenemos un cachorro de pocas semanas interactuamos demasiado con él provocando una saturación de estímulos y una falta de descanso que mantiene los niveles de estrés demasiado elevados, lo que produce un detrimento en su desarrollo fisiológico.

Así pues las causas más comunes que “ayudan” a esta mala gestión son:

  • Destete temprano del cachorro
  • Separación de sus progenitores antes de tiempo
  • Interactuar demasiado con el cachorro, no permitiendo su descanso y no dejándole explorar por él mismo y tomar sus propias decisiones
  • Sobre protección del cachorro

Todo esto puede provocar en un futuro no muy lejano, que cuando se le separe de sus cuidadores se produzcan todo tipo de problemática conductual, ladridos excesivos, destrozos en mobiliario, agresividad con personas ajenas al entorno,….., ansiedad por separación,……. y todo tipo de conductas muy molestas.

camadas y apego

Consejos

Si aún no tienes tu cachorro:

Puedes ahorrarte muchos problemas si sigues las indicaciones anteriormente mencionadas, pero no todo está conseguido, aunque si tienes ya un gran camino conseguido. Se paciente y házte con él cuando sea el momento oportuno y adecuado, no os vais a querer menos por esperar un mes.

Si haces caso y esperas a lo adecuado, dale su espacio, sus juguetes, su tiempo. En su nuevo hogar tiene que aprender cual es su habitación y cual no, cual es su cama, cual es su entorno seguro.

Si ya tienes tu cachorro y tienes esta problemática:

  1. Ten paciencia, empieza el camino a la normalidad.
  2. No te enfades ni regañes (ni ladres) al perro ten en cuenta que en un 90% el causante fuiste tú.
  3. Empatiza con él, este comportamiento es producto de inseguridad, estress, ansiedad y te lo hace saber de esta manera.
  4. Empieza por separarte de él con pequeños gestos,
    1. ponle la comida en un lugar que no te vea, que te oiga pero no te vea
    2. sal a la calle por espacios muy cortos, 5 min y muy repetidas veces y cuando regreses ignórale, lo mejor que le des la espalda, sin gritos ni apartarle, simplemente entra de espaldas si hablar siquiera.
    3. Aunque te guste mucho, no permitas que duerma contigo en la misma cama, ponle su cama cerca tuya pero no en la misma cama, lo mismo para el sofá si ves la televisión con él. Todo sin gritos y sin desesperarte.
    4. Todo este tipo de ejercicios y situaciones que consideres, hazlo gradualmente, poco a poco y sin estresarte, el no entenderá al principio, pero lo conseguirás.
  5. No te olvides del juego, juega mucho con él, lo cortés no quita lo valiente, Existen muchos juegos para casa, interactivos, olfativos y muy entretenidos y divertidos para pasar muy buenos ratos con él.
  6. Los paseos son muy importantes, déjale olisquear todo, interactuar con otros perros, cansaros de correr y de investigar. Cárgate de golosinas especiales para perros pero no se las des tú, que otras personas del parque conocidos o no se las den por ti.

Una vez esta etapa (lo más difícil) esté conseguida, aumenta la distancia. La comida sin que te vea ni escuche, las salidas más prologadas en tiempo,…., su cama más separada de la tuya,…

¿ Qué vas a conseguir ?

Vas a conseguir un perro emocinalmente estable, seguro en su espacio aunque no estés, que no sufra por no estar en la misma habitación que tú en definitiva un perro equilibrado y un bienestar mutuo.

Vas a ver que este apego se va a convertir en cariño, respeto y equilibrio.

Una vez lo hayas logrado, puedes poco a poco acercar posiciones, puedes permitirle subir al sofá o incluso dormir contigo, siempre y cuando no se vuelva una adicción otra vez.

No confundir con la ansiedad por separación

Se suele confundir el hiper apego con la ansiedad por separación, que es la baja tolerancia que tiene un perro a la hora de no permanecer junto a su dueño, como en el momento en que se queda solo en casa. Puedes leer más a fondo en nuestro post dedicado a ello.

Ambas conductas ( ansiedad por separación e hyper apego) son fácilmente confundibles y si bien parte de esa frustración comentada anteriormente puede estar relacionada con el hiper apego que siente el animal por su propietario, la ansiedad por separación también puede deberse a otros factores.

Si te ha gustado este post o tienes o has tenido problemas con el hyper apego, déjanos un comentario y cuéntanos como fué el proceso y si por fin te has librado de él.

Volver a la lista

Posts Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *