Educación/obediencia

Ladridos en el coche

jpg;base64,

Muchos perros una vez en el coche parece que no disfruten ya que se pasan la mayoría del viaje con ladridos en el coche, moviendose sin parar y lanzándose a todo lo que se mueve. y puede llegar a ser muy incómodo y molesto además de peligroso e inseguro si no lo sabemos controlar.

¿Por qué los ladridos en el coche?

Lo primero que debemos saber es que Ladrar es una forma de expresar un estado emocional si nos ponemos a su altura, y lo que hacemos para “apaciguar este estado” es “ladrar” más fuerte que ellos quizá estemos provocando el efecto contrario.

Si conocemos el motivo de esos molestos ladridos en el coche, podremos actuar de una manera más eficiente sin frustrarnos ni crearle más traumas a tu sonoro compañero de viaje

Ladridos en el coche

Un perro con excesivos ladridos en el coche y no para de hacerlo lo hace por una razón:

1- Nivel elevado de Excitación

La mayoría de los ladridos en el coche viene producida por una sobreexcitación por una relación coche-diversión mal gestionada.

En otras palabras: nuestros amigos relacionan subir al coche con una excursión, una salida al parque, un día campestre lo que les hace sobreexcitarse. De ahí viene los ladridos en el coche de manera exagerada, se mueven de un lado para el otro, gimen, jadean, lloriquean…

Ladridos en el coche
Relación coche-diversión

2- Ansiedad:

Otros perros No se ponen tan contentos de viajar en coche. Al contrario, no les gusta nada y alcanzan niveles de estrés prolongados que les llevan a padecer un estado de ansiedad poco saludable y te lo hacen saber con ladridos en el coche.

Por lo general, son perros que han tenido alguna mala experiencia viajando en vehículo.

ladridos en el coche

Las malas experiencias no tienen por qué ser altamente traumáticas. A veces, un simple mareo, o la propia sensación de inestabilidad que provoca el movimiento del coche son suficientes para generar aversión en el perro.

3- Defensa de su territorio:

Algunos perros tienen un sentido de la territorialidad muy acusado. Son individuos que tienden a reaccionar con agresividad (ladridos, gruñidos, etc.) cuando otro perro o una persona que desconoce se acerca los ladridos en el coche pueden ser aterradores.

Cuando están en el interior de un vehículo, reaccionan de la misma manera al ver a otro perro pasar cerca y los ladridos en el coche pueden ser desorbitados. Incluso pueden tener una reacción más intensa al saber que cuentan con la barrera del coche de por medio. Igual que cuando un perro ladra detrás de una verja, en un jardín.

4- Miedo/Defensa

No hay que confundir los perros del grupo anterior (defensa territorial) con aquellos que reaccionan de forma similar (ladrando, mostrando los dientes, abalanzándose contra el cristal, etc.), pero lo hacen por miedo a otros perros, o a personas.

Suelen ser perros mal socializados o de carácter inseguro que han adoptado la agresividad como estrategia válida para alejar el estímulo amenazante.

ladridos en el coche

Soluciones Prácticas

Ya hemos visto que los ladridos en el coche no es nada anormal, pero puede llegar a ser una auténtica agonía tanto para el conductor como para el perro.

  • Intenta descubrir el motivo y razón de esos ladridos en el coche.
  • NO actúes como el, ” no le ladres “, lo primero es que no entiende tus ladridos, y lo que vas a conseguir es que se excite más aún, o que tenga más miedo y ansiedad.
  • Ten paciencia, practica, acostumbrale y no te frustres

Habituación del perro al coche: Si has detectado que a tu perro No le gusta demasiado viajar en coche, lo primero que tienes que hacer es enseñarle, poco a poco, que tu vehículo es un lugar seguro y agradable. Puedes empezar con el coche parado en el parking, lanzando un premio o una pelota dentro y jugando con tu perro en su interior. Luego puedes iniciar pequeños trayectos, muy cortos (una vuelta a la manzana es suficiente) y, si tu perro está tranquilo, irlos alargando progresivamente.

Ejercicio y juego antes del viaje: El ejercicio y el juego, si se practican un rato antes del viaje, contribuyen a que el perro esté más relajado a la hora de viajar.

El ejercicio hace aumentar la serotonina, que es un neurotransmisor que ayuda al animal a sentirse menos ansioso, menos agresivo y a conciliar mejor el sueño.

Por eso un buen paseo antes de subir al coche puede ser muy beneficioso. También una sesión de juego, aunque en estos casos es mejor dejar pasar un tiempo entre la sesión y el viaje para que el perro no esté demasiado activado al montar en el vehículo.

No dar de comer al perro antes de viajar: Para evitar mareos, es recomendable que el perro viaje con el estómago vacío.

El copiloto puede hacer compañía al perro: Siempre que se pueda, es recomendable que algún miembro de la familia esté cerca del perro durante el viaje.

Paradas frecuentes y agua siempre a disposición: En viajes de larga duración, hay que permitir que el perro tenga uno o varios descansos durante el trayecto.

Uso de transportín o sistema de sujeción adecuado: El transportín es la forma más segura, más cómoda y mejor para que un perro viaje dentro de un vehículo. Pero es que, además de eso, es la solución más eficaz para todos aquellos perros que ladran dentro del coche.

Si No es posible el uso de un transportín, hay que asegurarse de que el sistema de sujeción que utilicemos para nuestro perro es seguro y, sobre todo, va agarrado a un arnés y nunca a un collar. En caso de accidente, el latigazo vertebral podría ser fatal.

Tanto transportines como cinturones de seguridad para perros pueden encontrarse en cualquier centro especializado o tienda de animales online. Algunas, incluso, tienen un apartado exclusivo dedicado a Viajar Con Perro. En el caso de los transportines, lo más importante es asegurarse de que el tamaño de la caja permite al perro estar de pie dentro y girar sobre sí mismo.

evitar ladridos en el coche

El transportín es la clave

Un transportín puede funcionar como “zona segura” para cualquier perro. Sólo hace falta haberlo acostumbrado antes a estar dentro. Muchos perros viajan mucho más tranquilos en el interior de un transportín que sentados en el asiento trasero o en el maletero.

  • Si tu perro se altera cuando ve otros perros desde el coche: el transportín es ideal porque no le permite el contacto visual con el exterior y le hace estar más tranquilo.
  • Si tu perro se sobreexcita porque anticipa la llegada al destino: el transportín, de nuevo, evita que el perro pueda ir mirando el paisaje y recibiendo estímulos visuales que le informen de que está llegando al destino.
  • Si tu perro tiene miedo al coche: el transportín positivizado funciona magníficamente como “zona segura” para perros miedosos o inseguros. Además, evita que el animal vaya dando tumbos con cada movimiento brusco del coche, algo que suele asustar e incomodar bastante.
Jaula Doble de Transporte Aluminio
Productos para el coche y viaje
¿Cuál es el lugar más seguro para colocar el transportín dentro del coche?

Según la Dirección General de Tráfico, si el perro es pequeño, lo ideal es colocar el transportín en el suelo del vehículo. Si ocurriera un accidente, la energía del impacto sería absorbida pronto y apenas se deformaría el habitáculo del animal, de manera que se evitarían lesiones graves.

Si el perro es grande, lo adecuado es colocar el transportín en el maletero, en posición transversal a la dirección de la marcha.

¡Buen viaje!

Viajar con un perro que es capaz de estar tranquilo y sin ladridos en el coche es un placer. Si sigues estas pautas y consigues lograrlo, será un triunfo tanto para ti como para tu can

Si te ha gustado este artículo sobre los ladridos en el coche, déjanos un comentario

Volver a la lista

Posts Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *