Razas de perros

Kelpie Australiano

kelpie

El Kelpie australiano es un perro ágil y activo, capaz de un trabajo incansable. Es extremadamente inteligente, alerta y ansioso con energía ilimitada.

Como perro de pastoreo, el Kelpie australiano es intensamente leal y dedicado al deber. Tiene un instinto natural y aptitud para trabajar con ovejas, ya sea en campos abiertos o en patios cerrados.

El Kelpie Australiano de un Vistazo

tabla clasificacion
Adiestrabilidad 90%
Sociable 85%
Trabajo/Energía 90%
Necesidad Cuidados 50%

Introducción

El Kelpie australiano es un perro ágil y activo, capaz de un trabajo incansable. Es extremadamente inteligente, alerta y ansioso con energía ilimitada.

Como perro de pastoreo, el Kelpie australiano es intensamente leal y dedicado al deber. Tiene un instinto natural y aptitud para trabajar con ovejas, ya sea en campos abiertos o en patios cerrados.

Su Historia

El inhóspito y desconocido ambiente de Australia forzó a los colonos ingleses y escoceses a seleccionar unos perros de trabajo que se adaptaran a las condiciones del país —Un clima muy caluroso con espacios de pastoreo mucho más grandes, rebaños muchos más amplios y otro tipo de ganado: corderos de raza merina..

El Moh (como llaman en Australia al rebaño) había que recogerlo en corrales del rancho o la estación para pasar la noche protegiéndolo de los dingos aborígenes y para que no se perdieran.

Para ello hacía falta un perro realmente trabajador que supiera reunir y dirigir el rebaño, más que el típico pastor de su país de origen.

Muchas zonas de Inglaterra habían elaborado su propia línea de pastor, casi siempre con el nombre de la región o del propietario.

La mayoría de ellas se ha perdido hoy en día, pero para el año 1800 todavía existían algunas cuando tuvo su auge la emigración a Australia. En ese momento, muchas otras razas fueron introducidas a Australia, y las que mejor servían dentro del nuevo ambiente eran usadas y posteriormente cruzadas con otras locales.

Uno de los primeros tipos que resultó ideal para las condiciones australianas fue la línea Rutherford de Collies de North County.

kelpie

Estos perros eran de pelo corto, de oreja erecta o semi, y de color negro o negro y fuego, y fueron descritos como «de construcción robusta y temperamento valiente […] con una gran cabeza y fuertes mandíbulas».

Varios miembros de la familia Rutherford emigraron de Escocia a Australia, y recibieron un buen lote de estos perros de sus familiares. Otras personas pronto vieron las habilidades de estos perros y quisieron cachorros de esta línea. Hay dudas sobre sí se mantuvieron puros al ciento por ciento, ya que los pragmáticos propietarios de rebaños cruzaban sus buenas hembras de trabajo con los mejores perros que podían encontrar, sin importar su genealogía.

Pero la línea Rutherford formó la base para la raza que actualmente se conoce como kelpie.

A finales del siglo XIX, un ranchero llamado Gleason cambió un caballo por un cachorro hembra negro y fuego criada en Victoria, de padres importados de la línea Rutherford.

La llamó “kelpie“, que en gaélico significa ondina (heroína de origen alasaciano, ninfa), y la encontró una espléndida trabajadora.

La perra fue conocida como “Gleason’s Kelpie”, y su descendencia dio el nombre a la raza.

Esta Kelpie original fue cruzada dos veces con “Moss”, un perro australiano negro, de la línea Rutherford, y luego con “Caesar”, un perro negro y fuego de padres puramente escoceses.

Esta última camada con Caesar daría el más famoso kelpie de la historia. Una hembra negra y fuego, también llamada “kelpie”, que fue regalada a G. T. W. King. Su kelpie (la segunda) ganaría la primera competición de perros de trabajo con rebaño celebrada en Australia. Esta victoria hizo aumentar el interés por esta línea.

La raza kelpie se basa en estos comienzos, con cruces a lo largo de los años con otras líneas. La raza es en esencia inglesa, sin introducción del dingo.

Salieron muchos buenos perros de trabajo negros de la línea creada sobre “Moss”, sobre todo uno llamado “Barb”. Durante muchos años se creyó que los negros eran una raza aparte llamada barb. Había otras líneas conocidas por los nombres de sus mejores perros o de su dueño, pero pronto se unificaron todas bajo la denominación de kelpie.

Kelpie Australiano

Estándar del Raza (FCI)

APARIENCIA GENERAL:

Esta debe ser la de un perro activo y de gran utilidad; una gran condición muscular combinada con la
elasticidad de sus extremidades procura la capacidad de trabajar incansablemente.

TAMAÑO Y PESO:

Altura a la cruz:

  • Machos 46 – 51 cm
  • Hembras 43 -48 cm

CABEZA:

La cabeza debe guardar proporción con el tamaño del perro. En conjunto, la forma y el contorno de la cabeza le imparten una expresión parecida a la del zorro, pero se atenúa con la forma
almendrada de los ojos.

REGIÓN CRANEAL:

Cráneo: Ligeramente redondeado y ancho entre las orejas. Vista desde el lado, la frente desciende en línea recta hacia la depresión naso-frontal.
Depresión naso-frontal (stop): Marcada.

REGIÓN FACIAL:

  • Trufa: Su color armoniza con el color del pelaje.
  • Hocico: Claramente moldeado y definido, debe ser preferiblemente algo más corto que el cráneo.
  • Labios: Apretados y claramente delineados, sin flojedad.
  • Mandíbulas / Dientes: Los dientes deben ser fuertes, sanos y regularmente alineados. Los incisivos inferiores son colocados estrechamente detrás de los superiores, es decir que la articulación
  • debe ser en forma de tijera.
  • Mejillas: Ni gruesas ni prominentes, pero redondas hacia el hocico.
  • Ojos: Tienen forma almendrada, son de tamaño mediano y su ángulo es bien definido. Son de expresión inteligente y alerta. El color debe ser castaño, armonizando con el color del pelaje. Se
  • permite ojos de color más claro en el caso de perros con pelaje azul.
  • Orejas: Están erguidas y terminan en una punta fina; la concha auricular es delgada, pero fuerte en la base. Las orejas son de implantación bien separada, se inclinan hacia afuera y forman una
  • ligera curva en su borde exterior. Son de tamaño mediano. Están bien provistas de pelo en su parte interior.
  • Cuello: Es de longitud moderada, fuerte, ligeramente arqueado, insertándose gradualmente en los hombros. No hay presencia de papada, pero sí de un collar de pelos bastante abundante.

CUERPO

  • Línea superior: Firme y uniforme.
  • Lomo: Fuerte y bien musculoso; los flancos son profundos.
  • Grupa: Más bien larga e inclinada.
  • Pecho: Profundo, muscular y moderadamente ancho. Costillas bien arqueadas y hacia atrás, no en forma de barril.
  • Cola: Durante el reposo, debe colgar ligeramente arqueada. Cuando el perro está en movimiento o en atención puede presentarse levantada, pero bajo ninguna circunstancia debe sobrepasar la línea vertical del nacimiento de la cola.

Ver Video

kelpie australiano

EXTREMIDADES

MIEMBROS ANTERIORES:

Apariencia General: Musculosos, de huesos fuertes pero no gruesos, rectos y paralelos vistos desde el frente.
Hombros (escápulas): Deben estar bien delineados. Son musculosos y bien inclinados, los omoplatos siendo bien juntos en la región de la cruz.
Brazo (húmero): La parte superior del brazo debe estar en ángulo recto con el omoplato.
Codos: No deben desviarse ni hacia adentro, ni hacia afuera.
Metacarpos: Vistos desde los lados, los metacarpos deben ser ligeramente inclinados para permitir flexibilidad en los movimientos y la habilidad de dar la vuelta con rapidez.
Pies anteriores: Deben ser redondos y fuertes. Almohadillas gruesas.
Los dedos están juntos y bien arqueados; las uñas son cortas y fuertes.

MIEMBROS POSTERIORES:
Apariencia General: Deben ser amplios y fuertes. Vistos desde atrás,
las extremidades traseras, desde los corvejones hasta los pies, son rectas y paralelas, ni juntas, ni demasiado separadas.
Rodillas: Bien anguladas.
Corvejones: Colocados bastante cerca del terreno.
Pies posteriores: Deben ser redondos y fuertes. Almohadillas gruesas. Los dedos están juntos y bien arqueados; las uñas son cortas y fuertes.

kelpie
Kelpie Australiano

Temperamento y Carácter

El kelpie se caracteriza por ser un perro de alta energía y considerable entusiasmo, por lo que va a necesitar oportunidades suficientes para quemarla, realizando actividades físicas a diario.

No podemos olvidar que estamos ante un perro de trabajo incansable y tenaz.

Posee una gran resistencia a nivel físico. Disfruta trabajando y sintiéndose útil y activo.

Es, por lo tanto, una raza muy receptiva al aprendizaje, muy obediente, pero también inquieto, lo que hay que tener en cuenta a la hora de mantenerlo, cuidarlo y educarlo.

Estos son los rasgos que lo acercan más a los collies que a los dingos. En general, son perros equilibrados, fieles, cariñosos y dóciles con su familia, además de inteligentes y sociables.

Con los desconocidos puede mostrarse desconfiado, aunque no es un perro guardián. Si han recibido una correcta socialización y educación, convive con niños, perros y otros animales.

Es importante educarlos y, dado su tendencia a la independencia y su alta energía, no siempre resulta sencillo. Por eso no es la raza más adecuada para cuidadores primerizos.

Kelpie
Kelpie Australiano

Cuidados y Salud

En general, se trata de una raza que goza de buena salud.

Son perros resistentes que no suelen mostrar signos de enfermedad. Sí parecen tener cierta propensión a sufrir problemas oculares.

A nivel psicológico, un Kelpie australiano que no recibe los suficientes estímulos tanto físicos como mentales es muy probable que desarrolle problemas de conducta que se traducen en comportamientos destructivos, ansiosos o incluso agresivos o depresivos.

El Kelpie australiano no es la raza más adecuada para mantener en un apartamento debido a su carácter activo, aunque podría llegar a acostumbrarse, siempre que no se sienta encerrado y pueda desplegar toda la actividad que necesita para su bienestar físico y mental.

Adora estar al aire libre y se adapta tanto a los climas cálidos como al frío. Podría vivir en el exterior. Necesita hacer ejercicio todos los días, ya que es un perro inquieto y enérgico. Hay que ofrecerle largos paseos a diario, unos 3-4, y la posibilidad de jugar y ejercitarse.

Al ser un perro de trabajo, no hay que descuidar su estimulación mental, para lo que podemos recurrir a juegos de inteligencia o a deportes caninos como el agility. Su manto apenas requiere cuidados y se mantiene cepillándolo de vez en cuando.

Los cuidados que requiere un kelpie australiano son, por lo general, escasos.

Sí es necesario realizar con regularidad curas vermífugas y tratamientos antiparasitarios, lo cual no es de extrañar porque a estos perros les vuelve locos estar al aire libre.

El kelpie australiano no necesita un cuidado del pelaje tan exigente como el de otras razas; como tiene el pelo corto, basta con cepillarlo regularmente para eliminar el polvo y la suciedad.

Kelpie
Volver a la lista

Posts Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *