Veterinario Canino

Síndrome de Wobbler: Tambaleo en perros

sindrome de wobbler

El síndrome de Wobbler o Espondilomielopatía es una enfermedad neurológica que puede cursar con signos clínicos neurológicos graves en perros.

¿Qué es el Síndrome de Wobbler?

Es un trastorno de los discos intervertebrales y vértebras cervicales caudales que provoca espondilopatía, con compresión de la médula espinal, mielopatía.

Más conocido como “síndrome del tambaleo”, es una patología degenerativa severa

sindrome de Wobbler
Síndrome de Wobbler

El síndrome de Wobbler se da con más frecuencia en razas grandes de mediana edad, entre los 4 y los 8 años, como el DobermanGran Danés o el San Bernardo entre otros, pero se han reconocido cuadros parecidos en razas pequeñas como Chihuahua y Yorkshire Terrier.

Los machos presentan el doble de posibilidaes de padecer  la condición que las hembras.

El diagnóstico temprano es crucial para proporcionar un tratamiento eficiente, que ofrezca una mejor calidad de vida al animal.

Lo más típico que vemos con Wobbler es el síntoma de ataxia (pérdida de la coordinación muscular) paraparesia-tetraparesia.

Estos síntomas son el resultado de la presión sobre la médula espinal en el cuello debido a que la médula espinal está crónicamente comprimida, estirada y torcida, también comenzamos a ver la marcha espástica típica (músculos tensos y rígidos) de los cuartos traseros.(síndrome del tambaleo)

Normalmente se observa con mayor frecuencia en los miembros posteriores. Los dedos del tren posterior suelen arrastrarse y se pierde coordinación.

A menudo el perro con este síndrome lleva el cuello en flexión ya que tiene menor compresión y por lo tanto menos dolor.

Los afectados aumentan la base de apoyo, abren más las patas traseras y la marcha se vuelve màs rígida, con los miembros rectos, el cuello en flexión ventral, es decir, hacia abajo, lo que los alivia ostensiblemente.

La etiología exacta (las posibles causas) se desconoce, aunque las más aceptadas incluyen un origen congénitonutricional, conformacional, asociado a la raza o al ejercicio entre otras.

Hay una serie de factores y causas sospechosas que juegan un papel en la patogenia de Wobbler.

  • La sobrealimentación y el exceso de suplementos de los jóvenes gran daneses pueden dar lugar a Wobbler. Por lo tanto, el problema de la sobrealimentación no solo aumenta el riesgo de Wobbler sino también de TOC en estas razas de perros grandes.
  • Genéticamente, vemos más Wobbler en ciertas líneas de Gran Danés y Dobberman Pinschers que en otras líneas.
  • Los cachorros de rápido crecimiento tienen más probabilidades de tener tambaleo que los cachorros de crecimiento lento.
  • En perros con síndrome de Wobbler vemos con frecuencia artrosis y artrosis de las articulaciones facetarias de las vértebras. Esto tiene que ver con la inestabilidad de las vértebras opuestas, como resultado de lo cual el cartílago se carga anormalmente, lo que resulta en daño al cartílago, lo que resulta en artritis y artrosis.

Ver Video

Los factores que influyen en la gravedad de la compresión medular pueden dividirse en dos grandes grupos:

• Factores asociados a malformaciones estructurales y cambios degenerativos secundarios.
• Factores asociados a la alineación vertebral e inestabilidad

Diagnóstico

Para el diagnóstico del síndrome de Wobbler debemos seguir un protocolo sistemático basado en una buena anamnesis (edad y raza del paciente), historia clínica (inicio del problema y curso) y examen neurológico y ortopédico completos.

Este diagnóstico y examen constará :

  • Radiografías convencionales

Las radiografías no son una prueba concluyente, pero ayudan a descartar diagnósticos diferenciales tales como fracturas, luxaciones vertebrales……..

sindrome de wobbler
  • Mielografía

Mediante una inyección de contraste en el espacio subaracnoideo se consigue dibujar la silueta medular visible en proyecciones laterales, ventrodorsales y oblicuas con radiología convencional.

Se denominan lesiones dinámicas las que cambian su estado al aplicar tracción lineal, flexión o extensión; mientras que las lesiones estáticas son las que no modifican su grado de compresión.

Esta última clasificación ayuda a comprender mejor el tipo de lesión, y al cirujano la planificación quirúrgica.

Puede ver una oscilación dinámica en la mielografía cuando dobla o extiende demasiado el cuello por completo.

Esto puede ejercer presión sobre la médula espinal y explicar los síntomas. Sólo vemos estas características cuando comenzamos a mover la columna dinámicamente.

Hay una gran cantidad de cambios óseos o del tejido conectivo que Wobbler puede causar como son:

  • Hipertrofia del ligamento longitudinal dorsal
  • Hipertrofia de la parte dorsal del anillo fibroso
  • Proliferaciones óseas en la parte superior del cuerpo vertebral que ejercen presión sobre la parte inferior de la médula espinal.
  • Osteoartritis y artritis de las articulaciones facetarias
  • Anquilosis (crecimiento conjunto) de las articulaciones facetarias con formación de hueso nuevo
sindrome de wobbler
Mielografía en proyección lateral con compresión dorsolateral
  • Tomografía axial computarizada (TAC) y mieloTAC

Al realizar un mieloTAC en el mismo tiempo anestésico que la mielografía, se potencian las
ventajas del TAC al poder evaluar tanto las estructuras óseas como la columna medular que junto a la mielografía presentan una elevada sensibilidad y especificidad .

  • Resonancia magnética

La resonancia magnética (RM) está considerada como una prueba de elección en medicina humana para la detección de enfermedades degenerativas de la columna cervical.

Es muy sensible a la hora de evaluar el parénquima medular o la degeneración discal

sindrome de wobler

Tratamiento

El pronóstico en un 79 % de los casos quirúrgicos es bueno a largo plazo mientras los casos médicos muestran deterioro neurológico progresivo, aunque pueden mejorar de forma momentánea.

El tratamiento es en lo posibledebe ser quirúrgico.

Se recomienda que perros con déficit neurológicos se traten quirúrgicamente, ya que es una enfermedad progresiva. Sin embargo, muchos dueños no aceptan o no pueden realizar la cirugía, en esos casos se pueden intentar realizar terapias conservadoras cuando es el caso de perros con déficit moderados.

Datos de UCM

Tratamiento conservador

Primero necesitamos determinar si estamos tratando con un Wobbler estático o dinámico.

Algunos Wobbler no pueden tratarse con uno, sino que deben tratarse con varias técnicas. Otros solo necesitan tratamiento farmacológico.

El tratamiento médico para el síndrome de Wobbler asociado a compresión discal consiste en reposo estricto en confinamiento, antiinflamatorios y analgésicos durante al menos 4-6 semanas con un retorno progresivo al ejercicio físico y uso de antiinflamatorios en ciclos según su necesidad.

La acupuntura puede ser útil en el control del dolor en algunos perros. Estos procedimientos solo van a proveer al paciente una mejora temporal.

Tratamiento quirúrgico

Las posibilidades quirúrgicas propuestas para el tratamiento del síndrome de Wobbler son numerosas y, según los autores y la técnica se ha descrito un porcentaje de éxito en torno al 70-90 %.

El  objetivo de la cirugía es descomprimir y/o estabilizar la columna vertebral.

Existen dos tipos de enfoque quirúrgico:

la descompresión directa y la descompresión indirecta.

Pronóstico

El pronóstico general del tratamiento quirúrgico asociado a patología discal en la EMC
caudal es de un 80 % de mejoría.

Estudios antiguos describen una tasa del 50 % de mejoría en cuanto al tratamiento médico.
La espondilomielopatía cervical o síndrome de wobbler es una enfermedad de progresión lenta y crónica.

La rehabilitación postquirúrgica de estos pacientes es crítica en su recuperación y sus dueños necesitan estar completamente informados de las implicancias de la rehabilitación en un paciente de raza grande o gigante .

La rehabilitación incluye cuidados de enfermería como cambiarlos de posición y proveer nutrición y toma de líquidos de forma adecuada, proveer de camas cómodas y cuidar de mantener la piel seca a modo de evitar la formación de heridas por postración.

También se debe realizar ejercicio moderado y masajes en  decúbito, se puede realizar hidroterapia si el paciente es ambulatorio.

Debido a la naturaleza crónica del sindrome de wobbler, la recuperación de estos perros puede ser prolongada, de 6 a 12 semanas o más.

Tras la recuperación es importante que se evite el uso de collares, se pueden sustituir por arneses.

Si te ha gustadoeste artículo sobre el síndrome de wobbler déjanos un comentario o compártenos en tus redes !

Relacionados

Deja una respuesta