Veterinario Canino

Displasia de Codo

displasia de codo

La displasia de codo canina es una enfermedad que consiste en múltiples anomalías en la articulación del codo.

La displasia de codo es un problema hereditario que puede aparecer en la mayoría de las razas, pero se ve sobre todo en razas de perro grande o gigante

Los boyeros de Berna, los pastores alemanes y los golden retriever, entre otros, son proclives a la falta de unión de la apófisis ancónea, mientras que los labrador retriever, los pastores alemanes y los golden retriever son más propensos que otras razas a sufrir enfermedades del espacio medial.

Z

Algunos  cachorros  tienen requerimientos nutricionales especiales y necesitan alimentos especialmente formulados para  cachorros de razas grandes .

Estos alimentos ayudan a prevenir el crecimiento excesivo y muy rápido, que llevan a trastornos esqueléticos como la displasia de cadera , junto con la displasia de codo y otras afecciones de las articulaciones.

El crecimiento lento y normal de estas razas permite que sus articulaciones se desarrollen sin ejercer demasiada presión sobre ellas, lo que ayuda a prevenir problemas en el futuro.

¿Qué es la displasia de Codo?

El Manual veterinario de Merck describe la displasia de codo como “un desarrollo anormal de la articulación del codo en perros jóvenes, grandes y de rápido crecimiento.

Implica crecimiento óseo anormal, desarrollo de cartílago o estrés en las articulaciones”.

La articulación del codo de un perro está formada por tres huesos:

  • el radio
  • el cúbito
  • el húmero.

Si estos tres huesos no encajan perfectamente debido a anomalías en el crecimiento, el resultado es una distribución irregular del peso en áreas de la articulación que causa dolor, cojera y el desarrollo de artritis.

La displasia de codo se desarrolla a partir de cualquiera o una combinación de estas condiciones anormales:

  • Patología que involucra la coronoides medial del cúbito (FCP). Una de las dos pequeñas protuberancias óseas en el extremo del cúbito desarrolla una fisura y se separa del resto del hueso.
  • Osteocondritis del cóndilo humeral medial en la articulación del codo .

Cuando los perros jóvenes crecen, el cartílago se convierte en hueso y el único cartílago que queda en los extremos del hueso forma las articulaciones.

Cuando el hueso no se forma, hay una capa más gruesa de cartílago en la articulación del codo.

  • Proceso anconeal no unido

Las placas de crecimiento se encuentran en los extremos de los huesos y cuando un perro alcanza la pubertad, las placas de crecimiento se cierran, fusionando las partes del hueso.

Si la proyección anconeal del hueso en el cúbito no se fusiona con el resto del cúbito, causa UAP.

Existen distintas teorías sobre la causa exacta de la enfermedad, que incluyen genética, defectos en el crecimiento del cartílago, traumatismo, dieta como principales causas.

Por desgracia, una vez que la articulación del codo está dañada, bien por la pérdida de cartílago, por una enfermedad del espacio medial o por la falta unión de la apófisis ancónea, se produce un círculo vicioso de inflamación y más daños al cartílago.

A la larga, esto causa la artritis progresiva de la articulación del codo, que genera dolor y pérdida de la función.

Ver Video

codo canino y soporte de hombro codo

Cómo diagnosticar la displasia canina del codo

El diagnóstico temprano de displasia de codo es importante porque desea tratar la afección antes de que cause osteoartritis en la articulación del perro

A veces, la displasia de codo es difícil de diagnosticar desde el principio porque el perro solo muestra signos leves o intermitentes de cojera.

El diagnóstico de la displasia de codo suele hacerse con una combinación de examen clínico y radiografías.

A menudo, el perro siente dolor al doblar o extender el codo por completo y es habitual que el veterinario quiera ver caminar o trotar al perro para detectar cualquier cojera.

Por lo general, las radiografías muestran artritis, pero también pueden revelar la presencia de pequeños fragmentos de hueso en la articulación o la no unión de la apófisis ancónea .

También es posible que el veterinario realice procedimientos de diagnóstico más avanzados, que pueden incluir TC, RM o artroscopia.

Los perros afectados por la displasia de codo suelen mostrar signos desde una edad temprana, normalmente a partir de los 5 meses, pero algunos no son diagnosticados hasta los 4-6 años.

Los perros con este problema desarrollan una cojera en las patas delanteras que suelen empeorar a lo largo de las semanas o los meses.

La cojera suele agravarse después del ejercicio y por lo general nunca desaparece del todo con el reposo.

A menudo, afecta a las dos patas delanteras, lo que dificulta la detección de la cojera, porque la marcha no es asimétrica.

Cuando los dos codos están dañados, el perro no suele querer hacer ejercicio durante períodos largos o incluso se niega a dar un paseo.

Los signos clínicos de la displasia de codo canino generalmente incluyen cojera, puede permanecer sutil durante largos períodos de tiempo, lo que dificulta el diagnóstico.

Se atribuye la aparición de cojera a factores como la gravedad de los cambios, la tasa de aumento de peso y la cantidad de ejercicio.

Si ve alguno de estos signos, deberá tener una cita para su perro con el veterinario.

  • El perro cojea en ocasiones, especialmente después del ejercicio o cuando se pone de pie por primera vez.
  • Una o ambas patas delanteras rotan hacia adentro con los codos rotando hacia afuera.
  • La articulación del codo parece rígida o incapaz de moverse libremente.
  • Escucha un crujido cuando se mueve la articulación del codo.
  • Su perro de repente duda en salir a caminar o perseguir una pelota.

El veterinario le preguntará la historia y las circunstancias de los síntomas (anamnesis), rotará la articulación para verificar el rango de movimiento y el engrosamiento, y usará radiografías para buscar cambios en la articulación.

Puede ser necesaria una tomografía computarizada para identificar la causa y el alcance del problema.

Por lo general, se examinan ambos codos porque la afección puede desarrollarse en ambas piernas al mismo tiempo. 

Cómo tratar la displasia de codo canina

Existen bastantes opciones de tratamiento para la displasia en perros, que van desde modificaciones en el estilo de vida hasta cirugía.

Si la displasia de su perro no es grave, o si su perro no es candidato para la cirugía por razones médicas o financieras, su veterinario puede recomendar un enfoque no quirúrgico.

 

Rodilla y codo
displasia de codo

Dependiendo del caso de tu perro, el veterinario puede sugerir lo siguiente:

  • Reducción de peso para quitar el estrés del codo.
  • Restricción de ejercicio, especialmente en superficies duras.
  • Terapia física
  • Suplementos para las articulaciones
  • Medicamentos antiinflamatorios (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, corticosteroides)
  • Modificadores de fluidos articulares

El tratamiento de la displasia de codo canina depende de la edad del perro, el grado de cojera y la cantidad de degeneración que haya tenido lugar en la articulación

El tratamiento depende de la gravedad de la enfermedad del codo.

La cirugía está recomendada en la mayoría de los casos, pero es posible que el veterinario sugiera el tratamiento con medicamentos si el problema es muy leve o tan grave que no es probable que la articulación se beneficie de una cirugía ordinaria.

Con frecuencia, la mejor forma de realizar la intervención quirúrgica es mediante artroscopia, pero también puede hacerse con un abordaje abierto convencional.

Según el problema de codo que tenga cada perro, la intervención quirúrgica puede implicar:

  • Eliminación de fragmentos coronoides y del cartílago suelto.
  • Alteración quirúrgica de la articulación del codo para desviar el peso de las zonas dañadas.
  • Volver a fijar o retirar la apófisis ancónea no unida del espacio articular medial.
  • Corrección del escalalón/de la incongruencia articular; hacerse cortando el cúbito para restaurar la congruencia del codo.
  • Reemplazo de la articulacion si el codo esta muy afectado. Cuidados posteriores y evolución Los cuidados posteriores a la cirugía surgieron del tipo de cirugía realizada y el veterinario dará las indicaciones exactas.

Las perspectivas de recuperación después de la cirugía son buenas si no se ha desarrollado una enfermedad articular degenerativa.

El pronóstico variará según el perro, pero, por lo general, cuanto más leve sea la enfermedad y cuanto antes se trate, mejor será el resultado a largo plazo.

La mayoría de los perros se beneficiarán del tratamiento quirúrgico, aunque la enfermedad esté más avanzada, pero por desgracia, una vez que la artritis se haya consolidado, progresará poco a poco independientemente del tratamiento.

De media, si se recibe tratamiento, el 85 % de los casos dará muestra de cierto grado de mejora de la cojera y del bienestar, aunque se vea en las radiografías que la artritis progresa.

El objetivo del tratamiento es desacelerar la progresión de la artritis y prolongar el uso del codo por parte del paciente. Por desgracia, la displasia de coro no tiene cura,

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos siempre recetados por su veterinario pueden reducir el dolor y la inflamación.

Prevención de la displasia canina del codo

La adquisición y compra de un cachorro debería estar realizada en criadores fiables y recomendados.

La displasia de codo puede ser extremadamente debilitante.

Esto hace que sea cada vez más importante reducir la incidencia de la enfermedad a través de la cría selectiva, que se ha demostrado que reduce su incidencia.

La mejor manera para que los criadores prevengan las causas hereditarias de la displasia de codo es examinar a sus perros reproductores para detectar esta afección.

Una buena alimentación desde cachorro, apropiada para el tamaño es fundamental para su crecimiento.

Los suplementos para las articulaciones son otra forma de ayudar a prevenir la displasia de codo. Estos a menudo se recetan para mejorar la función, reducir la inflamación y retrasar la progresión del daño articular.

La glucosamina  y  la condroitina  son dos ingredientes comunes de suplementos para las articulaciones que se usan tanto en humanos como en perros.

Estos suplementos funcionan al reducir la inflamación, promover la curación y aumentar la retención de agua en el cartílago, lo que proporciona más amortiguación para la articulación.

El mejillón de labios verdes es otro ingrediente de suplemento para las articulaciones comprobado tanto para humanos como para perros.

Contiene nutrientes beneficiosos como ácidos grasos omega-3, glicosaminoglicanos y antioxidantes.

Es un poderoso antiinflamatorio que puede ayudar a disminuir el dolor y preservar la función articular.

Si te ha gustado este artículo sobre la displasia de codo, no dudes en compartirlo en tus redes

Volver a la lista

Posts Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *