Sphynx

sphynx
Sphynx

Descripción general

El intrigante gato Sphynx nunca deja de provocar una reacción en la gente: algunas personas aman la apariencia calva y arrugada, otras están fascinadas por el gato, mientras que otras son menos que entusiastas. 

Pero para aquellos que se toman el tiempo para conocer al gato, les espera un gran regalo. 

Tienen una piel muy suave que se siente como la piel de gamuza más suave y son tan cálidos al tacto que solo quieres acurrucarte con ellos, especialmente en climas fríos. 

Los dedos de los pies son como dedos de las manos y los usan de esa manera mientras investigan y juegan con todo lo que les llama la atención. 

Sus caras arrugadas te recuerdan la sabiduría que todos acumulamos con la edad, mientras que sus grandes orejas y sus ojos en forma de limón les dan un aspecto único.

 Sus cuerpos redondeados como los de Buda traen una sonrisa a la cara. El Sphynx es definitivamente una raza enigmática para el conocedor.

Historia del gato Sphynx

Sphynx

Los primeros intentos de criar Sphynx comenzaron en 1966, cuando un gato blanco y negro dio a luz a un gatito sin pelo en Ontario, Canadá.

 El dueño nombró al gatito sin pelo Prune, debido a la piel arrugada y sin pelo. 

Prune se cruzó con otros gatos en un intento de crear más gatitos sin pelo. Debido a que la falta de pelo es un gen recesivo, algunos de los gatitos resultantes de esta unión tenían pelo, mientras que otros no. 

Estos gatitos se llamaban gatos sin pelo canadienses, a los que algunas personas se referían como gatos Sphynx, debido a sus similitudes físicas con una escultura de un gato egipcio antiguo llamada Esfinge. 

Entre 1975 y 1978, se encontraron varias mutaciones naturales de gatitos sin pelo en Minnesota y Toronto. 

Estos gatitos, llamados Epidermis, Punkie y Paloma, fueron criados con Devon Rex, otra raza con muy poco vello corporal. La raza Sphynx remonta su historia a la descendencia de estas uniones. 

TICA ha reconocido esta raza durante más de 20 años y ahora hay varios miles de Sphynx registrados en el mundo.

Estandar de la raza Sphynx

Según The international Cat Association (TICA)  la cabeza del sphynx o gato sin pelo, debe ser en forma de cuña, tamaño mediano, contornos redondeados, ligeramente más ancha que larga, pómulos prominentes.

  • Cráneo moderadamente redondeado con la frente bastante plana.
  • Los ojos deben ser grandes, redondeados en forma de limón, la separación entre ambos, un poco más que el ancho del ojo, se inclinan hacia el extremo exterior de la oreja.
  • Las orejas del gato egipcio o esfinge deben ser grandes , abiertas, anchas en la base, carentes de pelo en el interior, permitiéndose pelo en los bordes exteriores y en la parte trasera de las orejas.
  • Tienen un hocico fuerte y redondeado, mentón firme.
  • El stop moderado.
  • Cuello de longitud media, redondeado y con buena musculatura, más desarrollado en los machos.

Personalidad

sphynx

El Sphynx es un gato curioso, inteligente y extremadamente amigable. 

Cálidos y suaves al tacto, Sphynx suele dormir con sus dueños debajo de las mantas. 

El término “gato de regazo con velcro” que se usa para describir el deseo de la Sphynx de estar contigo todo el tiempo, es muy exacto. 

Al Sphynx le encanta saludar a cada nueva persona que visita el hogar, y la mayoría se lleva bien con los perros y otras mascotas.

Debido a su falta de pelo, los Sphynx tienden a enfriarse, pero son lo suficientemente inteligentes como para encontrar un lugar cálido, generalmente un monitor de computadora, una ventana soleada, un televisor o debajo de una manta con sus dueños.

Los Sphynx son muy activos y se entretendrán durante horas y algunos Sphynx incluso van a buscar juguetes.

Muchos propietarios de Sphynx describen a sus gatos como elfos o infantiles debido a su naturaleza inquisitiva e inteligente.

Cuidados y Salud del Sphynx

El Sphynx es un gato fuerte, vigoroso y longevo como cualquier raza de gato. Incluso, algunos ejemplares han llegado a vivir 20 años.

Sin embargo, presentan ciertos problemas y enfermedades que son característicos de esta raza.

Al ser un gato que carece de cejas y pestañas, sufre problemas en los ojos con regularidad.

Algunos de ellos son las secreciones, la aparición del tercer párpado, conjuntivitis o párpados inflamados.

En cuanto a los problemas auditivos, estos son también habituales en los gatos esfinge. Suelen padecer secreciones, picor, inflamación y sacudida constante de la cabeza.

Los trastornos digestivos no son más habituales en esta raza que en otras, pero los problemas que padecen de forma más común los Sphynx son vómitos, diarreas, sangre en heces y estreñimiento.

Las enfermedades respiratorias son más habituales en estos gatos que en otras razas por su menor resistencia al frío.

Los problemas que pueden sufrir son respiración anormal, estornudo, tos o secreciones nasales. También las víricas como el herpesvirus o el calicivirus felino que afectan a las vías respiratorias del animal.

Estas pueden ser asintomáticas y si se manifiestan, lo hacen en situaciones de estrés o bajas defensas, y los síntomas más frecuentes son fiebre, letargia, mucosidad, estornudos, pérdida de olfato, gingivitis, estomatitis, etc.

  • El herpesvirus es más grave que el calicivirus. Ambos se contraen través del contacto con el gato infectado.

En la piel, por la ausencia de pelo o la poca presencia de este, es más frecuente que sufran problemas como el enrojecimiento, la irritación, la descamación o formación de costras. Incluso, la pérdida de elasticidad de esta.

Sin embargo, al tener poco pelaje, esta raza sufrirá menos los problemas relacionados con pulgas y garrapatas. Aunque la infección por hongos sí es muy común en los Sphynx. Esta se presenta en la piel y en los oídos.

Los problemas gastrointestinales que padecen son ocasionados por endoparásitos como las lombrices intestinales y los protozoos. Además, sufren infecciones por tricomoniasis y giardiasis con mayor frecuencia que otras razas.

  • Son más sensibles a alergias relacionadas con la alimentación que otras razas. Estas alergias se observan en su piel o a través de problemas gastrointestinales.

 Y a la pérdida prematura de los dientes, que es consecuencia del mismo gen que produce la calvicie. Dicho gen provoca que sus dientes se deterioren con facilidad.

Otro problema dental que esta raza padece con gran frecuencia es la gingivitis Esta enfermedad puede provocar una infección en todo el sistema del animal.

En general, los problemas dentales aparecen por bacterias acumuladas en la boca. Por ello, se deben limpiar los dientes del animal y extraer aquellos que están infectados.

  • Una enfermedad muy recurrente en el Sphynx es la HCM: cardiomiopatía hipertrófica.

Esta consiste en una hipertrofia del ventrículo izquierdo del corazón: las paredes del ventrículo izquierdo no se relajan correctamente y se vuelven demasiado gruesas. 

Se sospecha que en gatos puede ser una enfermedad genética, en humanos se sabe que sí lo es.

Causa letargo, hinchazón en las piernas, dificultad para respirar y desmayos. El diagnóstico de la enfermedad se realiza mediante examen ecocardiográfico.

Los Sphynx son propensos a la mastocitosis cutánea, un desorden que produce masas de células tumorales en los gatos.

Las células producen una variedad de químicos que pueden afectar al cuerpo del animal de distinta maneras:

desde problemas cutáneos hasta problemas digestivos o respiratorios.

Los tumores no son únicamente malignos, también pueden ser benignos.

La causa de la mastocitosis es desconocida, pero algunas investigaciones sugieren que se debe a una mutación genética.

La miopatía hereditaria es común en los Sphynx y en los Devon Rex porque ambas razas están muy relacionadas, ya que a lo largo del programa de cría de los Sphynx, estos se han ido cruzando con Devon Rex.

La miopatía hereditaria provoca debilidad muscular y afecta al sistema nervioso del gato.

Los síntomas que señalan que el gato padece esta enfermedad son los siguientes: debilidad muscular, rechazo a hacer ejercicio, temblores y colapsos. Estos síntomas se detectan con mayor facilidad en periodos de estrés o de sobrexcitación.

No existe un tratamiento para esta enfermedad. A los 9 meses, es probable que el problema se estabilice, ya que se presenta a temprana edad y el gato poco a poco consigue convivir con la enfermedad.​

La displasia valvular es otra de las enfermedades más comunes en los Sphynx.

Consiste en una malformación en el corazón que provoca que la sangre fluya por el corazón cuando no debería de ocurrir porque la válvula es incapaz de cerrarse completamente para impedir el paso de la sangre cuando no es el momento.

Es hereditario en los gatos y más en los Sphynx.

Los gatos que padecen este problema respiran más lento y no toleran hacer ejercicio. Los diuréticos ayudan a solucionar el problema y evitan que el corazón retenga más sangre de lo establecido.

La urticaria pigmentosa también es una enfermedad habitual en los Sphynx .

Esta enfermedad produce úlceras dolorosas. No se sabe bien la causa por la que se produce, pero las investigaciones apuntan a una deficiencia nutricional, por lo que se puede resolver con suplementos.

La dermatitis es frecuente en los Sphynx por no haber limpiado adecuadamente las arrugas de su piel.

Es una enfermedad que provoca la irritación de la piel, que esta se seque o que se produzca un sarpullido, además de la hinchazón y el enrojecimiento de la piel.

No olvides pasar por tu veterinario para tener controlado al día y vitar estas comunes o frecuentes enfermedades que tiene porque padecerlas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
Ir arriba