Agility. El mejor vínculo en forma de deporte

agility

Que es el Agility?

El agility es una actividad considerada deporte oficialmente, que puede practicar cualquier persona con cualquier perro sin importar raza ni tamaño. El objetivo es conseguir que el perro recorra un circuito con una serie de obstáculos determinados (saltos, túneles, rampas…) como ves en el video, de una manera correcta y en el menor tiempo posible, tan sólo con las indicaciones verbales y corporales del guía. Es decir, ni premios ni recompensas.

El perro debe demostrar agilidad, concentración, obediencia, habilidad y compenetración con su dueño, todo esto mientras realiza ejercicio físico y se establecen unas bases de educación y adiestramiento.

En cuanto al guía debe demostrar el vínculo existente con su perro, para lo que necesitará concentración  y capacidad de reacción, cualidades que conseguirá a través del ejercicio físico y el entrenamiento con el animal, lo que además reforzará la relación entre ambos.

El agility sensibiliza a la gente sobre la importancia de cuidar y respetar a los animales, nos enseña a disfrutar y practicar deporte junto a ellos y contribuye a integrar a los perros de compañía en nuestra sociedad. Las personas y los perros llevan conviviendo en equilibrio desde tiempos inmemoriales, estableciendo relaciones de las que salen mutuamente beneficiados.

El agility supone, dentro de este proceso de relación, un nuevo punto de encuentro en el que ambos obtienen nuevamente un beneficio común: la práctica del deporte.

agility

El ejercicio físico es vital para los perros, no solo les hace bien desde el punto de vista físico sino que también es útil para prevenir problemas de comportamiento y estimular su inteligencia. Un perro activo es un perro feliz, por lo que si tu mascota tiene mucha energía quizá no le baste con los paseos diarios y debas considerar actividades más intensas como el entrenamiento Agility

En  éste video, de una competición real, puedes ver el circuito y los obstáculos. Como decía antes, ya ves que ni el tamaño ni la raza son impedimentos para la práctica de este deporte.

Puedes ver la implicación tanto del perro como del dueño-guía. Esta base es la fundamental, la consecución de los ejercicios, la velocidad y demás, es cuestión de entrenamiento y constancia.

Consejos para empezar el entrenamiento Agility

Muchos de nuestros adiestradores dispones de equipamiento adecuado además de instalaciones, visítalos!

  • Aplicar el reforzamiento positivo. El entrenamiento Agility es una oportunidad para disfrutar, por lo que es importante utilizar el refuerzo positivo. Con premios y caricias el aprendizaje fluirá mejor y el perro se sentirá más motivado. Un metaanálisis de diecisiete estudios publicado en la Journal of Veterinary Behavior en el que se comparó los efectos y eficacia de los métodos de entrenamiento basados en el refuerzo positivo o negativo, comprobó que los métodos de entrenamiento aversivo no solo ponen en peligro la salud física y mental de los perros, sino que además retrasan el aprendizaje y generan comportamientos disruptivos.
  • Tener paciencia. Si la mascota se frustra durante el entrenamiento, no disfrutará del juego y perderá la motivación. Por tanto, armarse de paciencia y facilitarle el trabajo al inicio. Poco a poco se irá complejizando el recorrido añadiendo nuevos obstáculos. De hecho, hay que recordar que durante las sesiones de aprendizaje no se realizan circuitos completos, el can debe aprender obstáculo por obstáculo.
  • Jamás utilizar collar. Practicar Agility con collar es extremadamente peligroso ya que este podría engancharse en alguno de los obstáculos y dañar a la  mascota. Por eso, deben asegurarse de que el perro no lleve collar, ni siquiera los antiparasitarios.
  • Asegurar de que los obstáculos son adecuados. Los obstáculos no solo deben ser adecuados al tamaño del can sino que también deben estar colocados de manera que no le hagan daño. Los saltos y las vallas, por ejemplo, no pueden ser fijos sino que deben caerse al más mínimo roce para evitar que el perro se lesione.
agility
  1. Ve siempre a un club de agility  donde los monitores sean educadores caninos con formación  de prestigio. Que usen material  adecuado, nunca aversivo ni de castigo.
  2. Nunca se hace con collar ni correa (a ser posible sin nada, ni antiparasitario, durante entrenamientos y competiciones).
  3. Cuidado con los perros menores de 18 meses (es cuando se completa el desarrollo del hueso y las líneas de crecimiento están correctamente unidas). No pueden hacer giros bruscos, saltos, ni ejercicios con impacto. Recuerda que hay muchas cosas divertidas que tenemos que hacer antes, y que sí puede hacer tu cachorro.
  4. Te aconsejamos no usar parques caninos con agility. Suelen ser peligrosos, con materiales inadecuados para el perro (obstáculos fijos, terreno en mal estado, etc.)
  5. Si haces algo por tu cuenta, algo de forma puntual… que sea superficie antideslizante y que amortigüe el impacto, como tierra, césped, arena, etc.
  6. Usa la motivación como hilo conductor…para que tu perro tenga cada vez más ganas de practicar agility. ¡la diversión está asegurada!

Si algo no le sale bien, no insistas pónselo más fácil y verás cómo, en un par de veces más, o en la siguiente sesión ¡os sale!

  • Recuerda que dependiendo del tamaño, el perro salta una altura u otra.
  • Durante el aprendizaje no se hacen pistas completas. Se aprende obstáculo por obstáculo, y poco a poco se van haciendo circuitos, llegando a hacer pistas de hasta 22 elementos… ¡Paciencia!
  • Todos empezamos en iniciación, luego  nivel avanzado y después competición, pero te damos un  último e importante consejo: no te dejes llevar por la competición y los resultados y

¡disfruta de tu perro y del agility!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Nuestro equipo est'a aqui para ayudarte
Ir arriba