Glándulas anales en perros: todo lo que necesita saber

Glándulas anales

Preguntas habituales sobre las glándulas anales o sacos anales

P: Mi perro de dos años “arroja” un líquido maloliente cada vez que se sobresalta o excita como un golpe en la puerta. Pensé que tenía la tripa suelta, pero mi veterinario dice que está exprimiendo sus glándulas anales. Nunca antes había tenido un perro que hiciera esto. ¿Podrías decirme más por favor? ¿Tiene algún consejo que ofrecer?

R: Los perros tienen dos pequeños sacos de forma ovalada a cada lado del ano. El propósito de las glándulas es producir un líquido con un olor fuerte (olor muy acre y a pescado) exclusivo de cada perro. Se cree que la expresión de una pequeña cantidad de este fluido marca territorio. La mayoría de los perros también pueden expulsar involuntariamente el contenido de sus sacos anales cuando tienen miedo o se estresan.

Muchos perros pasarán su vida sin problemas con sus glándulas anales. Sin embargo, hay ocasiones en las que estas glándulas pueden llenarse, verse afectadas o infectadas. Cuando se presenten signos de problemas en las glándulas anales, los dueños de perros deben comunicarse con un veterinario. 

Signos de problemas de las glandulas anales

  • Deslizar la parte trasera por el suelo o el césped
  • Lamido excesivo o picazón en el área anal.
  • Esfuerzo o dificultad para defecar (caca)
  • Sangre o pus en las heces o cerca del recto

Causas de los problemas de las sacos anales

Ciertos factores pueden aumentar la probabilidad de que un perro desarrolle glándulas anales impactadas, infectadas o con abscesos:

  • Dermatitis cutánea crónica 
  • Obesidad
  • Fibra dietética insuficiente 
  • Heces blandas crónicas
  • Alergias alimentarias y / o ambientales.
  • Genética: si bien es más común que las razas más pequeñas desarrollen problemas con su glándula anal, ninguna raza es inmune. 

Con los suplementos adecuados , se pueden evitar algunos de estos problemas.

Tratamiento y prevención de la enfermedad de las glándulas anales

Si su perro muestra signos y síntomas de un problema de la glándula anal, busque el consejo de su veterinario. Su veterinario puede extraer manualmente los sacos. Se puede recetar un antibiótico o un suplemento si hay una infección.

Para prevenir problemas de las glándulas anales, hable con su veterinario sobre un plan de dieta para su perro. Pueden recomendarle que incluya aceite de pescado y un aumento de fibra dietética en la dieta de su perro. La calabaza pura enlatada, la calabaza fresca cocida y las semillas de calabaza sin sal son una adición común a la dieta. Lea la etiqueta de la calabaza enlatada para asegurarse de que no contenga xilitol , que es mortal para los perros.

Glándulas anales
Cortesía de vcahospitals

Prevención

Aquí te dejo unas recetas caseras si ves que tu perro es propenso a problemas con sus glándulas anales

INGREDIENTES:

  • 240 ml de caldo de hueso. Para conseguirlo, deja cocer a fuego lento huesos en agua durante un par de horas y reserva. También se puede sustituir por agua de coco si lo prefieres.

UNA MEJORA IMPORTANTE: existe una variación de esta receta que consiste en usar Kéfir de Cabra u Oveja en vez del caldo, pero mejor si es a partir de leche cruda. La mejora consiste en aportar muchísima carga probiótica y prebiótica lo que hace que su propio aparato digestivo funcione mejor.

INSTRUCCIONES:

  • Calentar el caldo de hueso
  • Si en vez de usar el caldo de hueso usas el agua de coco mantenerlo a temperatura ambiente.
  • Usar una cuchara para mezclar los dos ingredientes.
  • La mezcla tendrá una consistencia gelatinosa en minutos
  • Si se usa el caldo de hueso, dejar enfriar la mezcla antes de dársela al perro para que no se queme al comer.
  • Sustituir su segunda comida del día por este caldo de fibra.
  • Alimentar durante 1 o 2 días al perro o hasta que se hayan vaciado por completo las glándulas anales.

CANTIDAD RECOMENDADA DIARIA:

  • Perros pequeños (aprox 12 kilos): el 20 al 25% de la mezcla producida de caldo de fibra
  • Perros medianos (aprox 25 kilos): un 50% a 60% de la mezcla producida de caldo de fibra
  • Perros grandes (aprox 50 kilos): el 100% de la mezcla producida de caldo de fibra

Tanto el caldo de hueso como el agua de coco fresca son complementos a la alimentación de nuestros chiquitines, también son alicientes para que el perro coma.

Hay que tener mucho cuidado y seguir al pie de la letra las instrucciones ya que el Psyllium absorbe toda la humedad del tracto digestivo y puede causar estreñimiento.

¿Cuál es el propósito del saco anal de un perro?

Hay algunas teorías sobre por qué los perros tienen sacos anales y para qué sirven. Algunos dicen que la excreción de la glándula anal actúa como un marcador de olor territorial. Otros argumentan que la excreción actúa como un lubricante que ayuda a un perro a evacuar las heces duras.

Le guste o no, su perro es un depredador. Y como tal, su perro tiene dos sacos anales, también llamados glándulas anales, ubicados en los lados inferiores de su ano. Producen una excreción con un olor que lo identifica y le dice a otros perros cosas como el sexo, la salud y la edad aproximada de su perro.

Estos sacos expresan (excretan) este líquido cuando el perro tiene una evacuación intestinal.

Una dieta deficiente o un problema biológico hereditario pueden provocar un mal funcionamiento del saco. Y si el saco no se vacía como se diseñó, puede impactarse y hacer que las evacuaciones intestinales sean difíciles, incluso dolorosas.

No es raro ver a un perro intentar aliviar la incomodidad de una glándula anal impactada mordiendo su trasero o deslizándolo por el suelo. Esta actividad podría dañar el delicado tejido alrededor del ano del perro, por lo que es mejor llevarlo al veterinario lo antes posible.

Su veterinario puede extraer manualmente las glándulas: un proceso maloliente.

Su veterinario o un peluquero pueden enseñarle cómo hacerlo, si está a la altura del desafío. Pero la mayoría de los propietarios prefieren pagar para hacerlo.

Carrito de compra
Nuestro equipo est'a aqui para ayudarte
Ir arriba