Torsión Gástrica Perros

Torsión Gástrica perros

La torsión gástrica o torsión de estómago en perros es una dolencia seria que se da con más frecuencia en cierto tipo de perros pero que puede llegar a suceder a todas las razas.

Se trata de un motivo de urgencia veterinaria ya que suele suceder de manera repentina y el cuadro clínico puede empeorar en cuestión de minutos, pudiendo provocar incluso en algunos casos la muerte del perro.

Existen maneras de prevenir la torsión gástrica en perros y todos los propietarios de perros deberían conocerlas, aunque no garanticen al 100% que el animal no llegue a padecerla algún día.

¿ Qué es una Torsión Gástrica o de estómago?

El estómago se dilata y se retuerce sobre si mismo, imposibilitando la salida del contenido del estómago, ya sea hacia el intestino para continuar con su digestión, o hacia el exterior mediante el vómito.

Esto hace que ese contenido que queda allí bloqueado se fermente por las bacterias presentes en el estómago, produciendo más gas y dilatando aun más el estómago, hasta producir la muerte del animal por presión en otros órganos adyacentes. Además la vascularización, tanto de llegada como de retorno, del estómago también se ocluye, causando zonas de necrosis (muerte del tejido) de la pared del estómago por isquemia (falta de aporte sanguíneo).

Torsión Gástrica

¿Por qué aparece la Torsión Gástrica?

La torsión gástrica también es conocida bajo las siglas «DVG» por «síndrome de dilatación-vólvulo gástrico».

La pueden padecer todos los perros, pero se muestra mayoritariamente en razas de tamaño grande.

La edad también es un factor agravante, ya que los perros mayores son más propensos a pasar por ello.

Se trata de una rotación del estómago en la cavidad abdominal que sucede por una fuerte dilatación del mismo, provocada por un exceso de aire o gases.

Se suele producir tras la ingesta de agua o comida

Síntomas en un perro cuando tiene una torsión gástrica

Cuando ocurre observamos que el animal:

Decir que la Torsión gástrica o de estómago es muy dolorosa por lo cual el perro :

  • Se muestra inquieto
  • No para de moverse y se queja
  • Eructa o sufre espasmos abdominales
  • Intenta vomitar pero no lo consigue y sólo arroja saliva espumosa en abundancia
  • El abdomen se hincha y se pone tenso, duro y timpánico (suena como un tambor)

Si imaginamos un globo constantemente hinchándose y sin salida, se hincha y mucho ( es un síntoma muy evidente) , el perro intenta vaciar ese gas, es imposible pues el estómago está retorcido, de ahí los eructos, espasmos y salivación y el dolor intenso le hacen quejarse, no parar quieto ( intranquilo) y no encontrar la postura.

Torsion gastrica

Como actuar si pensamos en una T.G. :

Es importante saber reconocer estos síntomas, aún así, si tenemos dudas  pues si se da el caso debemos llevarlo de inmediato  como urgencia al veterinario, donde:

  • Estabilizan al animal
  • Descomprimen el estómago ( “hacen punción para expulsar el gas”)
  • Se practicará una cirugía abdominal para reposicionar el estómago en su posición correcta. ( darle la vuelta y lo más seguro se procederá a una gastropexia

El tiempo que demoremos en acudir a un veterinario es crucial .De no tratarse a tiempo el perro puede entrar en un coma irreversible y morir.

Consejos para evitar que mi perro tenga una T. Gástrica

Dada la relativa frecuencia de este problema, y la gravedad que supone, es recomendable tomar medidas preventivas para evitarlo.

  • La primera recomendación es realizar gastropexias preventivas. La gastropexia es una cirugía en la que se sutura la pared del estómago a la pared del abdomen, evitando así que pueda torsionarse.
    • Esta cirugía  se puede realizar con técnicas de mínima invasión (laparoscopia), lo que permite una recuperación inmediata del paciente.
    • En el caso de hembras que vayan a ser castradas, el momento de la castración es un buen momento para realizar la gastropexia, aprovechando la anestesia para la esterilización.

También es importante mantener una serie de precauciones de manejo como son:

  • Repartir la comida en varias tomas (por lo menos dos veces al día)
  • Retirar el agua  30 minutos antes de darle la comida, y no ponerla hasta 45 minutos después de que haya comido
  • Evitar el ejercicio y estrés en la media hora antes a darle de comer ni en la hora siguiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Ir arriba